Boletín

Así reacciona el Papa cuando le interrumpe una niña en su catequesis

Una niña se convirtió en protagonista en la audiencia del Papa cuando interrumpe la catequesis, y así reacciona Francisco

Así reacciona el Papa cuando le interrumpe una niña en su catequesis

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:49

El Papa Francisco, como cada miércoles, daba su catequesis en la audiencia general del Vaticano. El Santo Padre hablaba sobre la comunión de los fieles, cuando una pequeña espontánea se subió al estrado desde donde hablaba. Una niña interrumpe al Pontífice y, ¿cómo reacciona?

Primero el Papa Francisco hizo un gesto a las personas que querían subir a recogerla para que no lo hicieran. Mientras leía su discurso levantó la mano con tranquilidad, y con gesto simpático dijo: “Déjala tranquila. Dios habla por medio de los niños. Déjala, déjala”. Sus palabras hicieron vinieron seguidas de un aplauso.

Y la niña, aprovechó su momento. Durante toda la audiencia estuvo jugando como si tal cosa, delante del Papa Francisco. De una forma inocente por supuesto y sin saber lo que hacía. Y Francisco, lejos de desconcentrarse, prosiguió con la audiencia. En un momento dado, la niña se acercó al Papa y le estrechó la mano. La oferta fue respondida con una sonrisa y con la mano del Papa Francisco.

ctv-vzy-manopapa

Al terminar la catequesis, el Santo Padre aprovechó la anécdota para hacer una reflexión: “Todos hemos visto a esta niña tan guapa, es guapa porque es guapa. Y pobre, víctima de una enfermedad y no sabe lo que hace. Yo pregunto, y que cada uno responda en su corazón: ¿He rezado por ella al verla? ¿He rezado para que el Señor la sane y cuide? ¿He rezado por sus padres y por su familia?”.

¿He rezado por esa persona que he visto, que se ve que sufre?

Y Francisco añadió: “Siempre, cuando vemos a una persona que sufre, debemos rezar. Que esta situación nos ayude siempre a hacernos esta pregunta: ¿He rezado por esa persona que he visto, que se ve que sufre?

Cada miércoles el Papa Francisco atiende a los fieles en el Vaticano, y ofrece una catequesis en su adiencia general. No son pocas las anécdotas que dejan, y las sabias palabras que dirige cada semana a todos los católicos.

Lo más