Boletín

Así abrieron las dos tumbas en busca de la joven Emanuela Orlandi

Un vídeo muestra cómo los expertos exhumaron las dos tumbas en las que se creía que podrían encontrarse los restos de la joven Emanuela Orlandi

Los operarios abren una de las dos tumbas en las que se buscaban restos de Emanuela Orlandi

Los operarios abren una de las dos tumbas en las que se buscaban restos de Emanuela Orlandi 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:19

El misterio de la desaparición de la joven Emanuela Orlandi hace 36 años sigue sin revelarse. La posibilidad de que su cuerpo - o alguna pista sobre su paradero - se encontrase en las dos tumbas de las princesas alemanas enterradas en el cementerio teutónico de El Vaticano se quedó en sorpresa: estaban vacías. Así se abrieron las dos tumbas en busca de la joven Emanuela Orlandi. 

La operación comenzó con una Misa por las almas de las dos princesas y por la de Emanuela Orlandi. Después, tras una breve oración, los operarios procedieron a lo que, parecía, iba a ser la exhumación de dos cadáveres que reposaban en el panteón desde hacía dos siglos. Los dos lugares donde los expertos excavaron no contenían rastro alguno de Orlandi, pero tampoco de ninguna de las dos personalidades de la nobleza germana.

Después, los lugares de descanso de la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en el 1836, y la adyacente, en la que está enterrada la princesa Carlotta Federica de Mecklenburgo, fallecida en el 1840, revelaron que el caso de la joven desaparecida cuando tenía 15 años sigue siendo una incógnita.

El que parecía un nuevo paso en la investigación sobre el caso de la hija de un funcionario vaticano, se produjo con motivo de un mensaje anónimo que recibieron los abogados de la familia Orlandi el año pasado. En él, se especificaba que se habría de buscar en la tumba bajo un ángel tallado en mármol con el mensaje: "Requiescat in pace" (Descanse en paz")

La pesquisa, que ha quedado en un nuevo enigma, ya contaba hasta con el experto antropólogo forense Giovanni Arcudi. Arcudi, uno de los mayores expertos en antropología forense y profesor de medicina legal en la Universidad de Tor Vergata, iba a ser el responsable del tratamiento y análisis de los restos para su posterior examen de ADN, en presencia del perito y el abogado de la familia Orlandi.

Lo más