• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

El Camino Neocatecumenal ha celebrado el tradicional Encuentro Vocacional en la JMJ

25.000 jóvenes de todo el mundo han participado en El Encuentro Vocacional del Camino Neocatecumenal 

El Camino Neocatecumenal ha celebrado el tradicional Encuentro Vocacional en la JMJ

 

Marina Martín Álvarez
@MarinaWarlock

Redactora de 'Religión COPE'

Agencia SIC

Agencia de Noticias católicas

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:34

El Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal ha celebrado el tra­di­cio­nal En­cuen­tro Vo­ca­cio­nal para re­co­ger los pri­me­ros fru­tos de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud en Pa­na­máUnos 700 chi­cos, 650 chi­cas y 600 fa­mi­lias, nue­vas vo­ca­cio­nes tras la JMJ.

Unos 25.000 jó­ve­nes de todo el mun­do han par­ti­ci­pa­do en el Encuentro. Los más nu­me­ro­sos fue­ron los que se desplazaron desde Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be: más de 8.000.

Des­de pri­me­ra hora de la ma­ña­na, los jó­ve­nes fue­ron lle­ga­ron pro­gre­si­va­men­te al es­ta­dio, y a pe­sar del ca­lor so­fo­can­te, hi­cie­ron gala en todo mo­men­to de su ale­gría y en­tu­sias­mo, dan­zan­do y can­tan­do.

El equi­po in­ter­na­cio­nal del Ca­mino, for­ma­do por Kiko Ar­güe­llo, el P. Ma­rio Pez­zi y As­cen­sión Ro­me­ro, fue­ron los en­car­ga­dos de guiar­lo. Es­tu­vo pre­si­di­do por el ar­zo­bis­po de Bos­ton, el car­de­nal Sean O’­Ma­lley, quien for­ma par­te del Con­se­jo de Car­de­na­les que ase­so­ra al Papa Fran­cis­co en el go­bierno de la cu­ria. Es, ade­más, pre­si­den­te de la Co­mi­sión para la Pro­tec­ción de los Me­no­res de la San­ta Sede.

Tam­bién, es­tu­vie­ron pre­sen­tes el ar­zo­bis­po de Ciu­dad de Pa­na­má, mon­se­ñor José Do­min­go Ulloa, así como el car­de­nal José Luis La­cun­za, de la dió­ce­sis de Da­vid.

De Es­pa­ña par­ti­ci­pa­ron el ar­zo­bis­po de Va­lla­do­lid y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, car­de­nal Ri­car­do Bláz­quez Pé­rez; y el obis­po au­xi­liar de Ge­ta­fe, mon­se­ñor José Rico Pa­vés.

Mon­se­ñor José Do­min­go Ulloa agra­de­ció “a Dios esta opor­tu­ni­dad de te­ner­los hoy aquí a us­te­des des­pués de ha­ber par­ti­ci­pa­do con la ju­ven­tud del mun­do en este re­ga­lo y este don que Dios ha dado a esta Igle­sia y este país de Pa­na­má”. “No me can­so de re­pe­tir que la trans­for­ma­ción de este mun­do, de la Igle­sia solo pue­de ve­nir de vo­so­tros, los jó­ve­nes. Us­te­des son el pre­sen­te de la hu­ma­ni­dad y de la Igle­sia”, afir­mó.

Ne­ce­si­ta­mos abrir el oído de esta ge­ne­ra­ción

Por su parte, Kiko Ar­güe­llo reali­zó el anun­cio del Ke­rig­ma. “Este es un en­cuen­tro pro­vi­den­cial y va a cam­biar la vida de mu­chos de vo­so­tros. Vues­tra vida se va a trans­for­mar en una aven­tu­ra: la aven­tu­ra de ayu­dar a Je­su­cris­to a sal­var esta ge­ne­ra­ción”, dijo re­fi­rién­do­se a la pos­te­rior lla­ma­da vo­ca­cio­nal.

“Dios ha que­ri­do sal­var el mun­do a tra­vés de la ne­ce­sidad de la pre­di­ca­ción. Ne­ce­si­ta­mos abrir el oído de esta ge­ne­ra­ción. Cada vez que se es­cu­cha el ke­rig­ma se rea­li­za nues­tra sal­va­ción por­que esta Bue­na No­ti­cia ex­pli­ca algo que está su­ce­dien­do aho­ra mis­mo: la sal­va­ción de los hom­bres del in­fierno eterno”, se­ña­ló.

"La con­ver­sión de Kiko ha per­mi­ti­do a su vez la con­ver­sión de mu­chí­si­mas per­so­nas"

Des­pués de la lla­ma­da vo­ca­cio­nal, ante la ge­ne­ro­sa res­pues­ta de los jó­ve­nes, el car­de­nal O’­Ma­lley­ con­clu­yó el En­cuen­tro con unas pa­la­bras de en­tu­sias­mo y de agra­de­ci­mien­to. Co­men­zó fe­li­ci­tan­do a Kiko por su 80 cum­plea­ños: “quie­ro dar­le la en­ho­ra­bue­na a Kiko por­que el 9 de enero ha cum­pli­do 80 años”.

Este hom­bre es como un ver­da­de­ro ‘ca­nal de Pa­na­má’ es­pi­ri­tual por el cual han pa­sa­do mu­chas aguas y ha to­ca­do a mu­chos ca­tó­li­cos dor­mi­dos con las aguas bau­tis­ma­les que se han con­ver­ti­do en ca­tó­li­cos re­no­va­dos”, sub­ra­yó.

 El ar­zo­bis­po de Bos­ton tam­bién ma­ni­fes­tó que “la con­ver­sión de Kiko ha per­mi­ti­do a su vez la con­ver­sión de mu­chí­si­mas per­so­nas y es­ta­mos muy agra­de­ci­dos por su vo­ca­ción y por el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal, que es una gra­cia es­pe­cial para la Igle­sia”.

Lo más