• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Uruguay reivindica el verdadero sentido de la Navidad

La archidiócesis de Montevideo ha lanzado una campaña que quiere volver a centrar en lo importante, el tiempo de Navidad en un país secularizado

Uruguay reivindica el verdadero sentido de la Navidad

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:07

Uruguay es seguramente el país más secularizado de América Latina. En ese contexto, la archidiócesis de Montevideo ha lanzado una campaña para visualizar en la plaza pública el sentido de la Navidad.

La campaña tiene como lema “Navidad con Jesús” y busca que el Señor vuelva a estar en el centro de una celebración de la Navidad que ha perdido en buena medida su sustancia. El aspecto más llamativo es la invitación a instalar balconeras en las fachadas de las casas con la imagen de la Sagrada Familia pintada con vivos colores, una manera de manifestar públicamente la fe en medio de una ciudad muy secularizada.

La archidiócesis de Montevideo lanzó esta iniciativa hace ya cuatro años y el cardenal Daniel Sturla considera que ha sido fantástico cómo la gente se fue metiendo en esta dinámica. Además de las balconeras, que se colgarán a partir del 8 de diciembre, la campaña contempla momentos de oración y obras de caridad, y cada año participan más personas. Se ha propuesto rezar el rosario de la aurora durante la novena de la Inmaculada en cuatro sitios de la ciudad, llevar a bendecir al Niño Jesús de los pesebres en las misas del sábado 14 y domingo 15 de diciembre, y organizar una obra de misericordia en comunidad, así como rezar una oración de Nochebuena en familia. En 2018 se agregó una sexta iniciativa: encender la “Luz de Belén”, un signo que llegó a las parroquias y casas que así lo desearon.

Para el cardenal Sturla lo esencial es poner a Jesús en el centro de la atención navideña en un país tan secularizado. Considera que esto es especialmente oportuno en este momento de la vida nacional: entender que más allá de las soluciones políticas y económicas, está lo central que es el corazón de las personas, e insiste en que el mensaje del Niño Dios siempre es de unidad, de reconciliación y de paz.

La fecundidad de la campaña marca un contraste con una fuertemente secularizada que tiene muchas resonancias en la vida cotidiana. Pero el cardenal recalca que la Iglesia no pretende “volver hacia atrás”, sino “subrayar que los cristianos queremos vivir nuestras fiestas, cuyo contenido es el de la tradición cristiana, el del Evangelio y no otro”.

Lo más