Boletín

El único sacerdote en Mosul, Irak: "Cuando la Iglesia abra sus puertas, muchos cristianos volverán"

El Padre Kloo se encuentra construyendo una iglesia, con la esperanza de que ayude a los cristianos desplazados a querer volver a Mosul

ctv-cen-irak

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:00

Tal día como hoy, hace dos años, el gobierno iraquí declaró la derrota del Daesh (Estado Islámico) La liberación de Mosul tuvo lugar hace tres años, después de que la ciudad estuviera sujeta a la ley islámica de la sharía, incluyendo las conversiones forzosas, las ejecuciones masivas y el resurgimiento de la esclavitud. Cuando se libero la ciudad, "nadie creía que los cristianos volverían a Mosul", explica el Padre Amanuel Adel Kloo, sacerdote sirio-católico a Ayuda a la Iglesia Necesitada

"Cuando la Iglesia abra sus puertas, mucha gente volverá"

El Padre Kloo decidió regresar. Actualmente, de hecho, es el único sacerdote en Mosul. Siente que es su misión es "servir bajo la Cruz" y, al mismmo tiempo "mantener y salvaguardar el legado de los cristianos". Ese legado incluye a las iglesias cristianas, que datan de alrededor de 1.200 años de antigüedad. Como parte de esa labor, está reconstruyendo la Iglesia de la Anunciación, que será la primera en ser restaurada en Mosul.  

Cuando concluya su primera obra, el Padre Kloo espera ser capaz de construir una residencia para universitarios y para los necesitados. pero lo más urgente para él es construir un colegio cristiano, ya que la mayoría de habitantes de Mosul son musulmanes. Lo considera como un factor decisivo si quiere que las familias cristianas consideren regresar. 

El trabajo de reconstrucción de la Iglesia de la Anunciación espera que se prolongue en unos tres meses. Se siente esperanzado con esta obra, porque puede suponer un renacimiento del cristianismo en esta ciudad histótica. "La gente todavía está asustada", cuenta. "Sin embargo, cuando la Iglesia y los otros edificios abran sus puertas, se sentirán más seguros...y mucha gente volverá".

No son mucho más de 30 o 40 los cristianos que han regresado a Mosul, explica. Pero hay una comunidad mucho mayor de cristianos "itinerantes" o desplazados. Un caso es el de los aproximadamente 1.000 estudiantes cristianos que viajan cada día a la Universidad de Mosul desde las pequeñas ciudades y pueblos de los alrededores. Otros pocos cientos de trabajadores cristianos, muchos de los cuales trabajan para el gobierno, se encuentran reparando las instalaciones de suministro de agua y electricidad. El Padre Kloo mantiene la esperanza en que algunos de ellos vuelvan alguna vez a Mosul. 

La lenta recuperación de la comunidad cristiana de Mosul

En 2003, segun ACN, la comunidad cristiana en Mosul contaba con alrededor de 35.000 fieles. En los siguientes 11 años que siguieron al comienzo de la guerra que acabó con el derrocamiento de Sadam Hussein, su número cayó de forma trágica. Informan desde la fundación pontificia de que el secuestro y el asesinato de cristianos se convirtió en algo casi diario. Muchas de las Iglesias estaban cerradas antes de la invasión del Estado Islámico, porque muchos cristianos ya habían abandonado Mosul, siguiendo a los asesinatos en 2008 del Obispo Raho y el Padre Ragheed. 

En 2014, sólo quedaban unos 15.000 cristianos, entre creyentes de varios ritos, incluyendo caldeos, sirio-ortodoxos, católicos y algunos cristianos armenios. Con la llegada de los yihadistas, las campanas que habían sonado en Mosul durante por lo menos 2.000 años, quedaron en silencio. Miles de cristianos huyeron de la ciudad de forma inmediata. Los que no lo hicieron, fueron obligados a convertirse al Islam, o ejecutados. 

A día de hoy, a pesar de que Mosul se encuentra casi vacía de cristianos, continúa siendo la sede de dos obispados en Irak. Ambas diócesis se han visto reforzadas en los últimos meses con el nombramiento de nuevos prelados. En enero, se hizo oficial el de Najeeb Michaeel Moussa como Arzobispo de los católicos caldeos de la Archidiócesis de Mosul, y en junio, como obispo auxiliar a Nizar Semaan, que llegó para ayudar al Arzobispo Petros Mouche de la Archidiócesis sirio-católica de Mosul. 

Desde 2014 hasta mayo de 2019, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada ha donado más de 40 millones de euros para atender las necesidades alimentarias, médicas y educativas de los cristianos desplazados a Erbil y a otras zonas. 

Lo más