El Patriarca Caldeo visita a los heridos por las protestas en Irak

El Patriarca Caldeo ha visitado a los jóvenes heridos en el hospital de Bagdad, por las protestas que han producido ya 250 muertos

El Patriarca Caldeo visita a los heridos por las protestas en Irak

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:41

El Patriarca Caldeo Luis Sako ha visitado en un hospital de Bagdad a numerosos jóvenes heridos durante las protestas en Irak que ya han producido 250 muertos. El hospital está situado en una zona lejana del patriarcado, así que el cardenal Sako se arriesgó a verse involucrado en los choques que se producían en las calles, pero quiso visitar personalmente a los jóvenes heridos. Entre ellos había algunos cristianos, pero la mayor parte eran musulmanes que agradecieron al Patriarca su visita.

Además, quiso ofrecer un donativo a la dirección del centro para contribuir a la compra de medicamentos. Cerca del 60% de los 40 millones de iraquíes tienen una edad inferior a los 25 años y es precisamente la tasa de desocupación juvenil (alrededor del 25%) lo que provoca las mayores preocupaciones. También crece la sensación de inseguridad, la irritación social por la corrupción y el temor a una escalada militar.

Tras su visita a los heridos, el jefe de la Iglesia caldea, la principal de las iglesias cristianas de Irak, ha comentado a la agencia Asia News sus impresiones: considera que la mayoría de estos jóvenes buscan sólo la paz, una vida digna, un futuro y un trabajo. No tienen agendas políticas, ni se mueven por su pertenencia religiosa. La mayor parte no había nacido o era muy joven cuando cayó el régimen de Saddam Hussein. Estos jóvenes están contra una cultura sectaria, desean el respeto de los derechos humanos y a pesar de la represión están decididos a continuar con su protesta.

El Patriarca les aseguró que reza por ellos. También ha llamado a los jefes de las diferentes comunidades religiosas para proponerles un encuentro. Como pastores, dice, debemos estar cerca de nuestra gente y prestar atención a sus palabras, que pueden ser mal interpretadas. Recemos y esperemos, en un contexto que se hace cada vez más delicado en Irak.

Lo más

En directo3

Tiempo de Juego

Escuchar

TRECE al día

Ver TRECE