El Papa Francisco da el pésame por la muerte del Cardenal mexicano Obeso Rivera

El Papa Francisco ha enviado un mensaje con sus profundas condolencias por el fallecimiento del purpurado a los 86 años de edad

El Papa Francisco da el pésame por la muerte del Cardenal mexicano Obeso Rivera

El Papa Francisco da el pésame por la muerte del Cardenal mexicano Obeso Rivera

Vatican News

Agencia de noticias del Vaticano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:57

El Sumo Pontífice, tras recibir la noticia del fallecimiento del cardenal mexicano Sergio Obeso Rivera, Arzobispo emérito de Xalapa, ha expresado su profundo pésame. Lo hizo a través de un comunicado destinado a Monseñor Hipólito Larios, actual Arzóbispo de Xalapa. 

"Expreso a vuestra excelencia mi sentimiento de pesar, rogando que tenga la bondad de transmitirlo también a los familiares del difunto prelado y a cuantos forman parte de esa Arquidiócesis", añade el Santo Padre.

"Recordando a este abnegado pastor que, durante años y con fidelidad, entregó su vida al servicio de Dios y de la Iglesia, ruego por el eterno descanso de su alma, que el Señor Jesús le otorgue la corona de gloria que no se marchita. A todos imparto la Bendición apostólica", concluye el Papa.

El Cardenal que destacó por su trabajo por la paz

El Arzóbispo Emérito de Jalapa, el Cardenal Sergio Obeso Rivera, falleció el pasado 11 de agosto a los 86 años de edad. El funeral se celebrará el 13 de agosto de 2019 a las 12 de la mañana, hora méxicana, en la Catedral de Jalapa, donde será enterrado. Con su fallecimiento, el Colegio de Cardenales se reduce a un total de 216 cardenales, 119 electores, 97 no votantes.

La noticia ha consternado a los obispos mexicanos, quienes, a través de un comunicado –  firmado por el Presidente y Secretario General de la Conferencia Episcopal Mexicana, Rogelio Cabrera López y Alfonso Miranda G. Guardiola – aseguran que han recibido la noticia “con gran tristeza y pesar” y suplican a Dios, Padre Misericordioso, “que lo reciba en su seno, donde un día nos uniremos todos en el banquete de su Reino”.

El Cardenal Obeso tenía 86 años de edad, 48 años de ministerio Episcopal y 65 en el Sacerdotal. En la nota, los obispos de la CEM aseguran que reconocen “su entrega generosa” a la Iglesia que peregrina en México, “especialmente la gran labor de coordinación y responsabilidad principal que desempeño como Presidente de la Conferencia Episcopal durante tres periodos”. En este sentido, destacan su labor en algunos episodios significativos de la historia de su país, cuando participó “en las negociaciones de paz y reconciliación de los Acuerdos de San Andrés, en los esfuerzos de restablecimiento de las relaciones entre el Estado Mexicano y la Santa Sede al promover la ley reglamentaria del artículo 130 Constitucional”, sin olvidar su servicio en las Comisiones de Pastoral Social y del Clero, o por ser el gran impulsor del proceso de canonización de San Rafael Guízar y Valencia.

Lo más