El obispo español de Centroáfrica denuncia el caos generado por la llegada de 3.000 mercenarios armados

El obispo denuncia que estos hombres han saqueado una ciudad y que él esta yendo a buscar a sus habitantes huidos a la selva

ctv-kvv-obispo-aguirre
  • item no encontrado

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:21

El obispo de Bangassou, Mons. Juan José Aguirre, ha denunciado la llegada de un contingente armado a la República Centroafricana. Según el prelado, se trataría de 3.000 hombres armados que  han arrasado una misión católica en la localidad de Bakouma. Esta región, a poco más de 100 kilómetros de la capital, Bangassou, ha tenido que ver a sus habitantes exiliados. 

Esta es la situación que el obispo ha calificado como "crisis humanitaria que debe ser conocida". Asimismo, ha contado cómo el asedio se produjo antes de dar la binevenida a este 2019. Las consecuencias le han afectado directamente. En el mensaje, que ha publicado en la web Fundación Bangassou, ha puesto de manifiesto posibles intereses de actores internacionales en este conflicto. El objetivo que, según Aguirre, tienen estos mercenarios es el de dividir el país para crear una nueva zona en la que se concentren todos los musulmanes. 

La situación es tal, que el propio obispo lleva desde Año Nuevo saliendo a la selva con los vehículos de su diócesis al auxilio de las familias de Bakouma que han huido. 

Comunicado de Monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou

Han llegado 3.000 mercenarios a Bakouma, reclutados en Chad y Sudán. Bakouma está a 140 km de Bangassou. Muy bien armados. Coches nuevos, armas de guerra, logística. Hasta los trajes y las botas son nuevas.

     ¿Quién los ha armado y traído? Han saqueado la misión católica la noche del 31 diciembre. Han obligado a la población a exiliarse. Antes han matado al imán de la ciudad.

     El párroco  ha huido y salvado la vida por minutos. Miles de personas en la selva, huyendo. Cada día hemos ido desde Bangassou para recoger familias y personas. Seguimos hoy.

     Los  niños no acompañados, van al orfanato. El negociador venido de la Minusca les ha dado tres días para retirarse de Bakouma. Si no quieren, no sabemos qué pasará.

     El jefe de los mercenarios está a 800 km y los negociadores hablaron con el jefe por teléfono satelitar. Quieren dividir Centroáfrica en dos para que los musulmanes del África central se concentren en el nuevo país.

     Algunos países extranjeros están apoyando con armas y logística esta posible situación.

     Mientras, el ejército centroafricano sigue sin armas porque continúa el embargo de armas sobre Centroáfrica desde hace 5 años. Esperemos los días siguientes...

     Es una crisis humanitaria que debe de ser conocida.

Lo más