El marido de Asia Bibi pide ayuda al gobierno italiano para salir del país

El marido de la cristiana encarcelada en Pakistán asegura que no pueden ni salir de casa

El marido de Asia Bibi pide ayuda al gobierno italiano para salir del país

 

Agencia de Noticias católicas

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:23

"Pido al go­bierno ita­liano que nos ayu­de a mí y a mi fa­mi­lia a sa­lir de Pa­kis­tán”. Es el dra­má­ti­co ape­lo al te­lé­fono de Ayu­da a la Igle­sia que su­fre de As­hiq Ma­sih, es­po­so de Asia Bibi. Mien­tras la mu­jer si­gue en pri­sión es­pe­ran­do el re­gis­tro de la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria, la fa­mi­lia vive con mie­do.

La fa­mi­lia de Asia vive es­con­di­da en un lu­gar se­gu­ro

Las pro­tes­tas de los fun­da­men­ta­lis­tas, que si­guen exi­gien­do la eje­cu­ción de Asia, han obli­ga­do a los fa­mi­lia­res de la mu­jer a per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos casa en un lu­gar se­gu­ro. En los úl­ti­mos días, in­clu­so el abo­ga­do de­fen­sor de Asia, Saif ul-Ma­look, se vio obli­ga­do a irse al ex­tran­je­ro. “Es­ta­mos ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pa­dos por­que nues­tras vi­das es­tán en pe­li­gro – de­cla­ró el hom­bre a ACS – Ni si­quie­ra te­ne­mos que co­mer por­que no po­de­mos sa­lir a com­prar”.

In­vi­ta­ción a la pren­sa a man­te­ner alta la aten­ción so­bre el caso

As­hiq, por lo tan­to, pide al go­bierno ita­liano asi­lo y, so­bre todo, ayu­da para sa­lir del país. Al mis­mo tiem­po, el hom­bre hace un lla­ma­mien­to a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal para que man­ten­gan alta la aten­ción so­bre el caso de Asia. “Fue pre­ci­sa­men­te esta aten­ción lo que la man­tu­vo viva has­ta aho­ra. Y agra­dez­co es­pe­cial­men­te a Ayu­da a la Igle­sia que Su­fre que, al in­vi­tar­nos a su even­to del Co­li­seo Rojo, nos ofre­ció la opor­tu­ni­dad de ha­blar­le al mun­do”.

Los fa­mi­lia­res re­ci­bi­dos por el papa Fran­cis­co en el Va­ti­cano

El pa­sa­do fe­bre­ro, el papa Fran­cis­co re­ci­bió en el Va­ti­cano a su hija Eis­ham y al es­po­so de Asia Bibi, As­hiq, quie­nes lle­ga­ron a Roma como in­vi­ta­dos por Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da (ACS) jun­to con Re­bec­ca, una chi­ca ni­ge­ria­na cris­tia­na, víc­ti­ma de la or­ga­ni­za­ción Boko Ha­ram. En la au­dien­cia pri­va­da, a la que Acs de­fi­nió de “con­mo­ve­do­ra”, el Papa qui­so ex­pre­sa­men­te orar por Asia Bibi y por las mu­je­res que aún hoy son pri­sio­ne­ras de Boko Ha­ram. “El tes­ti­mo­nio de Re­bec­ca y el de Asia Bibi re­pre­sen­tan un mo­de­lo para una so­cie­dad que hoy en día teme cada vez más el do­lor. Son dos már­ti­res “, dijo Fran­ces­co des­pués de es­cu­char el dra­má­ti­co re­la­to de la vio­len­cia su­fri­da por la mu­jer ni­ge­ria­na que dio a luz al hijo de uno de sus car­ce­le­ros y al de la fa­mi­lia de Asia Bibi. “A me­nu­do pien­so en tu ma­dre y rezo por ella”, dijo el Papa a la jo­ven Eis­ham, quien, sa­lu­dan­do al Papa, lo abra­zó. “Cuan­do co­no­cí a mi ma­dre an­tes de irme, ella me pi­dió que lo be­sa­ra”. “San­to Pa­dre – agre­gó el es­po­so de Asia, As­hiq – le pido que ore, uni­do en Cris­to, por mi es­po­sa y por to­dos los cris­tia­nos per­se­gui­dos”.

(Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

Etiquetas

Lo más