Boletín

Los obispos de Venezuela piden a los políticos menos decretos y más escucha al pueblo

Tras el fin de los cortes de luz, los obispos han señalado que el gobierno actual promueve "una cultura de la muerte" en Venezuela

ctv-qcf-venezuela-crisis-obispos
Vatican News

Agencia de noticias del Vaticano

Pablo Valentín-Gamazo
@pabblovg

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:56

Venezuela ha recuperado el suministro eléctrico y el de agua. Los porcentajes de esta recuperación se cifran en el 100% en el caso de la energía y del 80% en el caso del agua. Lo anunció el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, en la noche del miércoles. 

Se reconocía igualmente que aún existen problemas en algunas zonas. No fue la única novedad. El titular de comunicación del ejecutivo chavista anunció también la puesta en marcha de nuevos ejercicios militares para este fin de semana. La explicación: como una "acción integral para la protección del pueblo y los servicios estratégicos de la nación". 

"Nos hemos convertido en un pueblo deshumanizado"

La Iglesia católica no ha sido ajena a esta situación. Nuevamente, se ha pronunciado sobre la crisis que vive el país. El Obispo de la Diócesis del Tigre, en la zona sur del Estado Anzoátegui, ha criticado directamente al gobierno por omisión de responsabilidad de cara al pueblo.

“La vida de los que vivimos en esta parte de la geografía venezolana ha estado sujeta a una creciente violencia estructural, que no golpea con puños en la humanidad de sus pobladores, sino que se expresa en la omisión de los responsables de la gestión pública para atender las necesidades básicas de la población”,  afirmó el prelado. 

Ha puesto de manifiesto que la problemática de Venezuela con este nuevo suceso es sólo un capítulo más. Ha llamado especialmente la atención sobre cómo afecta a los más vulnerables. Pone como ejemplo que “los niños no van a la escuela porque no tienen ropa ni calzados”. A eso se suma, según el obispo, el colapso del sistema escolar y la pobreza para comprar material escolar o ropa.  

El panorama que ve el prelado es el de "un pueblo deshumanizado". Más aún cuando informó de nuevas represiones del gobierno de Nicolas Maduro al pueblo que se manifestaba por sus derechos. 

Venezuela. Obispo y presbíteros: no jugar con los sentimientos de la gente

¿En Venezuela se vive una cultura de vida o de muerte? Esa es la pregunta a la que ha tenido que responder también el prelado. Para ellos, el fenómeno de la violencia es solo el resultado de un “caldo de cultivo representado por la violación de los derechos fundamentales de los ciudadanos”.

Han señalado cuál ha sido el origen de esta situación, que ha sido “generada por un proyecto político que dejó de atender las necesidades del pueblo para aferrarse al poder, gestando una cultura de la muerte que se corresponde con una verdadera y auténtica estructura de pecado”.

Cicatrices para el futuro de Venezuela

El obispo de Trujillo, Mons. Azuaje, ha recordado que el fenómeno de los apagones no es algo nuevo en Venezuela. Tanto es así, que rememora los casi diez años que el país lleva sufriendo carencias eléctricas. 

Sí reconoce que el último episodio ha sido "la más dantesca". En su caso, en Trujillo, vivieron “con toda su crudeza la ausencia de energía eléctrica por más de 110 horas seguidas”. Eso se tradujo en la muerte de tres personas, junto a la desesperación de la gente. 

La carestía de alimentos, medicina básica o energía genera un clima concreto o, como subraya el obispo, “la tormenta perfecta que nadie quisiera vivir”. "Experimentamos un fatal episodio que guarda inevitables cicatrices para el futuro progreso de nuestro estado", expresó.

No obstante, Azuaje ha animado al pueblo a vivir esta Cuaresma desde una actitud, la de “buscar al Señor en cada hermano que nos necesite”. Pide al pueblo que reclame justicia con “buenas palabras y fieles a la verdad en un mundo donde la mentira se ha convertido en un modo de existencia”.

Mensaje a los políticos: menos decretos y más escucha al pueblo

Los obispos han enviado un mensaje a los políticos sobre el contexto que vive el pueblo. Les piden menos decretos y más escucha: "La verdad social no se decreta, se hace con la escucha de la gente”.

“No es verdad que la mentira mientras más se repita se convierte en verdad, al estilo del famoso nazi Goebbels”, aseveran. Y por todo lo escrito, recuerdan que “la protesta es legítima y está garantizada por la Constitución de la República"

Por ese motivo, instan "a los agentes legítimos del orden público que no actúen con violencia ante la multitud enardecida que eleva su protesta". Nuevamente, desde la ley, han recordado que "el derecho judicial nacional e internacional condena y castiga los abusos de los represores del orden público". 

"Nuestra gente está clamando por un verdadero cambio, garantizado por nuestra Constitución y nuestras leyes democráticas. Son muchos años de creciente pobreza y de tormento para la población en general. Es necesario que los gobernantes escuchen y atiendan su clamor, él es el origen y el único garante del ejercicio del poder”, concluyó.

Lo más