El gobierno de Ortega y la oposición tratarán de avanzar en el diálogo sin la mediación de la Iglesia

Los obispos de Nicaragua han emitido un comunicado en el que expresan su distancia de las negociaciones ante la ausencia de interés de ambas partes 

Nicaragua.- El Banco Mundial advierte de que la crisis política en Nicaragua afectará económicamente a América Central

Manifestación contra el Gobierno nicarag�ense el 16 de septiembre

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:23

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) ha decidido tomar distancia de las negociaciones entre el Goberino de Daniel Ortega y la oposición. La decisión del organismo de los prelados procede de la ausencia de interés del ejecutivo y los opositores de que la Iglesia tenga algún papel en este nuevo capítulo de la crisis nacional. 

Esta opción de la CEN está acompañada de un comunicado. En el texto, su presidente, el cardenal Brenes, reiteró que asistió por "cortesía" a la primera sesión de las negociaciones el pasado miércoles. Del mismo modo, "hizo saber a los participantes que, si necesitaban algún servicio de la CEN, ambas partes hicieran llegar sus respectivas cartas de invitación".

El nuevo rol de la Iglesia en Nicaragua, con el pueblo

Los prelados han expresado su comprensión por su carencia de rol en las negociaciones por el momento. "Ya que hasta el momento no hemos recibido ninguna correspondencia al respecto, comprendemos que no somos de ineludible necesidad para dichas negociaciones", resaltó el Episcopado.

La CEN aseguró que su papel y su aportación "seguirá siendo acompañar al pueblo en sus sufrimientos y dolores (...) para que Nicaragua encuentre caminos civilizados y justos para un solución pacífica en vista del bien común".

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el propio cardenal Leopoldo Brenes, confirmó que su asistencia a la primera sesión de las negociaciones fue únicamente "para la oración". Por lo tanto, no acudió a las dos reuniones siguientes, ni a la que se celebró ayer. 

Brenes y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag actuaron como testigos de los avances lentos en las conversaciones entre gobierno y oposición. Ambas partes, el ejecutivo de Ortega y la oposición a través de la Alianza Cívica de la Justicia y la Democracia progrersan en la definición de la agena y de los mecanismos del proceso. 

La Iglesia, clave en el diálogo para solucionar la crisis...hasta ahora

El Episcopado nicaragüense ha jugado un papel fundamental en anteriores cónclaves por el diálogo en el país. Tanto es así que, el proceso de mayo del año pasado tuvo en la Iglesia un rol de mediador y testigo que resultaron de gran importancia.  El líder de Nicaragua, Daniel Ortega, abandonó ese diálogo nacional de forma unilateral tan solo dos meses después. 

Hasta ahora, la Iglesia Católica era vista como el único mediador confiable en cualquier diálogo o negociación para buscar salida a la crisis de Nicaragua. En este sentido, la presunta cercanía de los pastores a los opositores les ha valido la enemistad del presidente Ortega, que los ha llegado a acusar  públicamente de "golpistas".

Precisamente, esa es la tesis que sostiene el todavía presidente nicaraguense. Denuncia ser víctima de un intento de "golpe de Estado fallido". Sin embargo, organismos humanitarios cifran las consecuencias de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua entre los 325 y los 561 muertos desde abril de 2018 . Junto a ellos, figuran también, según las mismas fuentes,  entre 340 y 777 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio.

El presidente Ortega sólo reconoce, por otra parte, a 199 muertos y 340 detenidos. No obstante, para él se trata de "terroristas", "golpistas" o "delincuentes comunes". Mientras tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sostiene que el Gobierno de Nicaragua ha cometido crímenes "de lesa humanidad"