Descubierto en Roma un sorprendente fresco medieval oculto durante 900 años

Detrás de una pared, se ocultaba un sorprendente fresco que ha permanecido oculto durante 900 años en una iglesia de Roma

Descubierto en Roma un sorprendente fresco medieval oculto durante 900 años

 

@evaenlaradio

Corresponsal de COPE en El Vaticano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:57

Cuando la experta en arte Claudia Viggiani encontró en un archivo una carta escrita en 1965, hubo un detalle que le llamó poderosamente la atención. Allí se hablaba de un fresco encontrado casualmente durante los trabajos de consolidación del campanario de la iglesia dedicada a los santos Alejo y Bonifacio, situada en el monte Aventino de Roma.

Lo raro es que ella conocía casi de memoria cada rincón de esa iglesia, por lo que sería muy extraño que se le hubiera escapado la existencia de un fresco medieval, que según describía la carta, se encontraba en perfecto estado de conservación.

Gracias a su trabajo de investigación, detrás de una pequeña puerta situada en la parte posterior de la iglesia se encontró un fresco espectacular, único en su género tanto por su iconografía como por el estado de conservación de los colores, que en estos momentos todavía es inaccesible a los visitantes por problemas de seguridad.

El fresco pudo haberse pintado a mediados del siglo XII

Escondido por una pared durante casi 900 años, quienes se encargaron de cubrirlo, se aseguraron de proteger el fresco, una circunstancia que ha facilitado el buen estado en el que se encuentra.

En el fresco, definido por un marco policromado muy refinado se reconocen dos personajes que podrían ser San Alejo y el Cristo peregrino. Según la experta en historia del arte Claudia Viggiani, en sus orígenes el fresco ocuparía un lugar de importancia dentro de la iglesia y cuando en los siglos siguiente se fue reformando, decidieron que una pequeña parte de él, con la cara de San Alejo, pudiera seguir expuesta a la devoción de los fieles a través de una ranura abierta en el interior de la nave que con el paso del tiempo también quedó oculta.

El fresco mide 90 centímetros de ancho por más de 4 en altura. Una parte del cuadro está todavía oculta y se espera sacarla también a la luz muy pronto.

Descubierto en Roma un sorprendente fresco medieval oculto durante 900 años

 

La iglesia de San Alejo y San Bonifacio, una gran desconocida para los turistas de Roma

La iglesia está situada sobre el Aventino, una de las siete colinas sobre la que se construyó la antigua Roma. En ella pueden contemplarse los restos de la escalera de la casa del noble romano Eufemiano bajo los cuales se dice que vivió San Alejo.

Según la tradición, Alejo era el hijo de Eufemiano, pero justo el día de su boda abandonó en secreto la casa de su padre y viajó a Edesa, en el Oriente sirio, donde, durante diecisiete años, llevó una vida de piedad ascética. Al aumentar la fama de su santidad, dejó Edesa y volvió a Roma, donde, durante diecisiete años, vivió como un mendigo bajo las escaleras del palacio de su padre, sin que nadie lo supiera. Tras su muerte en el año 417, se encontró un documento en su cuerpo, en el que revelaba su identidad.

Justo sobre la casa de su padre se construyó la Iglesia conocida en italiano como de Sant'Alessio, por lo que sus orígenes se remontan al siglo V.

Lo más