Boletín

Con 13 años da un contundente discurso a favor de la vida a pesar de los insultos: "¡Dejadle hablar!"

Adisson Woosley, una niña de 13 años, dio un conmovedor discurso en favor de la vida en un debate que se celebró en Raleigh, Estados Unidos 

Con 13 años da un contundente discurso a favor de la vida a pesar de los insultos: ¡Dejadle hablar!

 

Víctor C. Bustillo

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 15:49

El ayuntamiento de Raleigh, capital de Carolina del Norte (Estados Unidos) celebró el pasado 4 de mayo una sesión donde debatieron sobre una propuesta para legalizar el aborto. Una niña de 13 años, Adisson Woosley, fue uno de los oradores en favor de la vida que intervinieron solicitando que Raleigh fuera nombrada “ciudad santuario”.

“La boca del bebé se abre en un grito al ser asesinada. Estos bebés están vivos. Se sienten asesinados”, afirmó. Adisson también pidió el fin del aborto: “El aborto debería ser ilegal, porque es un asesinato. La definición de asesinato es el asesinato de un ser humano por otro (y) otra buena razón por la que el aborto está mal es que Dios dice que está mal”, agregó citando la Biblia (Jeremías 1,5), cuando Dios dice: antes de que te formase en el seno materno te conocía, y antes de que nacieses te tenía consagrado”.

La muchacha también preguntó a los asistentes en qué lugar querían ponerse: “¿Estás eligiendo ser como el dueño de la plantación azotando al pequeño niño negro?¿O vas a protestar aunque te cueste la vida como Martin Luther King Jr?".

Aunque ya estaba recibiendo criticas por parte de los asistentes, cuando Adisson comparó el aborto con la esclavitud, cobraron fuerza los gritos e insultos. Varias personas la insultaron, gritando uno de ellos: “¡Eres un bebé!”. Otra persona despreció a Adison por hablar, siendo blanca, “en nombre de los negros” y solicitando al concejal Corey Branch, presidente del debate debido a la ausencia de la alcaldesa, que mandase callar a la niña. 

Esto terminó de enfadar al concejal, quien aporreó la mesa con el martillo para imponer órden: “Soy un hombre negro y, sí, todos los que se inscriben (en el debate) tienen derecho a hablar. Esa es la regla de la tierra. La gente debe dirigir sus comentarios al consejo y no a otras personas en la audiencia”.

Lo más