Este es el formulario para dar tu opinión al Gobierno sobre la pérdida de valor de la asignatura de Religión

El  ministerio de Educación ha focalizado como uno de sus objetivos la pérdida de valor de esta asignatura 

Isabel Celaá preside una de las sesiones del Consejo de Ministros

Isabel Celaá preside una de las sesiones del Consejo de Ministros 

  • item no encontrado

Redactor cope.es

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10 nov 2018

El Ministerio de Educación tiene como una de sus prioridades el cambio de la ley educativa. Hoy, está en vigor la LOMCE, que puso en marcha el Partido Popular. Por el momento, el nuevo ministerio, que encabeza Isabel Celaá ha focalizado como uno de sus objetivos la pérdida de valor de la asignatura de religión.

Antes de comenzar las modificaciones en la ley, el propio ministerio ha enviado una consulta pública a los españoles. Su objetivo, conocer qué les parecen todas las propuestas de cambio que propone el Ejecutivo. Entre ellas, la relativa a la asignatura de Religión. Así, el gobierno de Pedro Sánchez contaría con unos datos previos, un “respaldo ciudadano” y unas cifras sobre los que escudarse.

El plazo para participar en esa consulta es hasta el próximo sábado 10 de noviembre para que puedas expresar tu propia opinión a favor, o bien en contra. Una vez se haya escrito, se puede enviar a una dirección que ha facilitado el ministerio de Educación, que es la siguiente: consulta.seefp@mecd.es, con el asunto "No estoy de acuerdo".

ctv-bd2-todo

El texto que puedes incluir en el cuerpo del correo electrónico es el siguiente, que ha facilitado la Fundación Educatio Servanda:

Señora ministra:

Una vez que el MEC ha lanzado a través de su página web, una «consulta pública de las modificaciones de la LOMCE», entre las que se incluye una relativa a la asignatura de Religión, en el sentido de que la misma «no cuente en la nota media» y «suprimiendo la asignatura alternativa»,

D/Dña …………………………………. , con DNI Núm………………..

MANIFIESTA:

Mi oposición a ambos extremos (que no cuente para la nota media y que carezca de asignatura alternativa), por los siguientes motivos:

1.- Devalúa la asignatura al eliminar una parte trascendental de la evaluación, como es la validez del esfuerzo y su recompensa.

2.- Genera un ambiente de desigualdad entre el alumnado planteando desigual carga lectiva al suprimir la asignatura alternativa.

3.- Es contrario al principio de igualdad y a la abundante jurisprudencia al respecto.

4.- Es gravemente contraria a la estabilidad en el empleo de profesores de Religión, así como a la de los funcionarios docentes que imparten la asignatura espejo o alternativa.

Las palabras de la titular de Educación se han puesto por obra. En una entrevista a el diario EL PAÍS en julio, Celaá ya avisaba de sus intenciones. “Religión no puede tener valor académico y contar para la nota media. Y, desde luego, no puede tener una asignatura espejo como alternativa, porque eso significa que el derecho de unos se convierte en la obligación de otros (...)”. En ese sentido, el Ejecutivo de Sánchez es sustituir la religión por una asignatura de valores cívicos, que será obligatoria para todos los alumnos. Esta maniobra se produce menos de un mes después de que la propia ministra recibiera a los representantes de Escuelas Católicas y pusiera en valor la obra de la educación cristiana.

Lo más