Schoenstatt celebra 50 años en España con una misa multitudinaria

El cardenal Carlos Osoro ha presidido la misa en el Santuario de Schoenstatt de pozuelo de Alarcón

Schoenstatt celebra 50 años en España con una misa multitudinaria

 Ignacio García de Sola Cabello de Alba

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:36

Casi dos mil personas al rededor de un santuario mariano que hace cien años... se utilizaba como almacén. El Santuario de Nuestra Señora de Schoenstatt en Pozuelo de Alarcón, es una réplica de esa pequeña capilla abandonada en Alemania donde hace más de cien años nació el movimiento. Un nacimiento que vino de la mano de un sacerdote y un reducido grupo de jóvenes, que solo soñaban con que algún día, pudiera suceder lo que ha sucedido.

Cien años después, esa consagración a la Virgen que hicieron los jóvenes pidiéndole un milagro a María, se cumple. La prueba está en las familias, jóvenes, mujeres, niños... que se han agrupado este sábado 19 de octubre en torno al primer Santuario español. El cardenal Carlos Osoro ha aseguraqdo durante la eucaristía que miremos a María y que ella nos mira a nosotros, en este 50 aniversario del Movimiento Apostólico de Schoenstatt en España.

Un día alemán

Hacía un día bonito, ni frío ni calor, nubes y claros... un día muy alemán. Entre las casi dos mil sillas que había colocadas en la explanada de Pozuelo de Alarcón frente al Santuario, se escuchaban acentos de todo tipo: catalán, andaluz, mallorquín, asturiano, portugués, chileno... Y se respiraba un ambiente distinto: de alegría y de ilusión, ese que se respira cuando estás en familia.

Hace 50 años la imagen era bien distinta. Un terreno mal cuidado, unas pocas decenas de personas que no superaban al rebaño de ovejas que paseaba un pastor al lado del recién estrenado Santuario. No es fácil describir lo que se siente, cuando ves ese cuadro de la Virgen María, saliendo de ese mismo Santuario, pasando por delante de miles de personas de camino al altar 50 años después.

ctv-fas-osoromisa

50 años

Entre medias ha habido de todo: muchas dificultades, momentos complicados, mucho trabajo, oración o personas que han entregado su tiempo y su esfuerzo. Todo para que al menos una persona, sienta lo que sintieron esos primeros fundadores en España - y más de cincuenta años antes en Alemania-. Hoy son miles de personas en España los que han podido conocer a Dios, a través de esta obra que ha realizado María a través de Schoenstatt.

Una obra que celebramos como una familia. Una paella gigante para dar de comer a tanta gente, testimonios de esas personas que quisieron dedicar su vida a esta misión y que ni imaginaban poder ver a tanta gente, música, conversaciones, nuevas amistades y compartir la fe con tantas personas en un mismo lugar. Un lugar que es en el fondo, un milagro. 

ctv-jxn-gente

Lo más