Pautas para un médico que trata con un paciente al final de esta vida

La CEE ha presentado un documento en el que han trabajado durante meses expertos sanitarios y pacientes, sobre el final de esta vida

ctv-5lj-manos
Javier González
Javier González

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:06

"Quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado". Es terreno sagrado, porque las personas somos 'dignas' precisamente por serlo. Por eso 'Sembradores de Esperanza' comienza con esta cita del libro del Éxodo. Cada vez que un médico se planta frente a un paciente, está pisando ese terreno sagrado. Y por eso... hay que quitarse las sandalias.

El documento que ha sido elaborado con un trabajo minucioso durante meses, con expertos y profesionales del medio sanitario -y también con pacientes-  quiere ser una guía para todas esas personas a las que se les presenta esa desconocida y misteriosa etapa: el final de esta vida. Pero no solo para las personas enfermas, también para aquellos que les rodean, es decir, su familia, sus amigos y también los médicos y enfermeros.

Para todos ellos, este texto quiere ser luz, y centrar el foco en la persona. "Eliminar el sufrimiento, no a la persona que sufre". Acompañar, acoger, suprimir el dolor si se desea... Sanar el alma desde el punto de vista de un profesional que conoce que la dignidad del hombre es real, por el mero hecho de ser hijos de Dios, sin importar la condición. Pero de forma concreta, ¿qué puede hacer un profesional cuando se pone cara a cara con una persona que pasa por este momento?

La enfermera Encarnación Isabel Pérez ha participado en la presentación del texto de este 4 de diciembre. Lleva 30 años trabajando como enfermera y 15 en cuidados paliativos. Ella ha explicado cuáles son las 4 principales dimensiones que hay que atender en estos casos, siempre por delante que cada caso es un mundo y "sagrado":

1. Atender la dimensión física

Los médicos y enfermeros "atendemos síntomas, lo que al paciente más le molesta". Encarnación ha explicado que en este campo "desarrollamos mucha investigacion" y que sorprende siempre a los estudiantes "cuál es el síntoma por el que más se quejan". Se podría pensar que la queja general es por el dolor, pero "lo que más les molesta es el cansancio y el agotamiento". 

Por eso es necesario poner "las herramientas" de las que se disponen actualmente para aplacar esta molestia y sufrimiento del paciente.

2. La vivencia y la psicología en la enfermedad

Una de las claves en la atención a las personas al final de esta vida es el acercamiento y la relación entre el profesional y el paciente. Es importante atender al "cómo vive el paciente esa enfermedad. Qué es lo que le agobia y lo que le preocupa". Según la enfermera, la comunicación es una  "asignatura pendiente. Tenemos que educar a los profesionales para que tengan habilidades de comunicación, porque no es fácil -por ejemplo- dar malas noticias".

3. La familia

Otro aspecto que las personas que se ocupan de los pacientes tienen que tener en cuenta es el social, la dimensión familiar: "Cómo lo vive la familia, no solo el paciente. Uno de los grandes sufrimientos del paciente es la soledad. No solo por los que no tienen familiares, sino también de los que sí que los tienen".

Una de las características de este aspecto -quienes más lo sufren- son los nietos: "Tenemos que atender especialmente a los nietos para llevar la enfermedad y después el duelo. Atendemos a los familiares para ayudarles y normalizar estas situaciones".

4. La dimensión espiritual

El final de esta vida no es un tema sencillo. Es complejo y algo por lo que vamos a pasar todos. Por ello, no resulta extraño, que las personas que viven estos momentos, reflexionan acerca de lo que va a pasar, muchas veces también en el plano espiritual.

"Muchos de los pacientes al final de esta vida se plantean el qué va a pasar con ellos". Por ello es necesario dar una respuesta, y la propuesta es que sea de esperanza. De vivir los últimos momentos como todos los demás y normalizar este proceso. "Todos los pacientes plantean una necesidad de perdonar y sentirse perdonados".

Lo más