Las Capuchinas acogen sanitarios en su hospedería en Barbastro

Las seis religiosas de esta comunidad, tres españolas y tres keniatas, no dudaron ni un momento en sumarse al ofrecimiento, abriendo entonces las puertas de su casa

ctv-wg0-capuchinas-barbastro

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:31

Cinco sanitarios, profesionales del Hospital de Barbastro, se alojan en la hospedería del convento que las Capuchinas tienen en la ciudad del Vero desde hace 350 años. Una ambulancia, a las puertas de la iglesia situada en el barrio del Entremuro, delata una presencia que se remonta a comienzos del mes de abril. En ese momento, cuando aumentaba la presión asistencial para luchar frente al covid 19, el obispado de Barbastro-Monzón puso a disposición de las autoridades algunas dependencias diocesanas para que los médicos o enfermeros no tuvieran que desplazarse a sus domicilios.

Las seis religiosas de esta comunidad, tres españolas y tres keniatas, no dudaron ni un momento en sumarse al ofrecimiento, abriendo entonces las puertas de su casa. “Llevábamos tiempo pensando en qué pasaría, en el gran trabajo que hacen los sanitarios y en que necesitarían una persona que les acogiera. Nosotras teníamos que hacer algo y en esto nos hemos sentido unidas a todos. No nos costó nada tomar la decisión”, explica la superiora, Florence Stombua.

ctv-08a-monjas-mascarillas

Confección de mascarillas

La hospedería, con entrada independiente, cuenta con una pequeña cocina común y habitaciones en la planta superior. Tres de las capuchinas se ocupan de la limpieza de estas zonas, sin descuidar otra tarea a la que se han encomendado estos días: la confección de mascarillas. No han dejado de hacerlas desde el primer día y recientemente han acabado el último lote, de 143, que han entregado a uno de los sanitarios para que las distribuya en el Hospital, entre personal de Enfermería. “Ellos se ofrecen por si necesitamos algo, si necesitamos algo del supermercado se lo encargamos y nos lo traen. Son cariñosos”, añade.

Cerrado estos días el obrador en el que producen pastas y magdalenas comercializadas como “Dulce nombre de Jesús” reparten su tiempo entre la costura y la oración, que no ha dejado de ser su ocupación principal. “Rezamos mucho para que estos momentos pasen pronto porque sabemos que la gente lo está pasando muy mal, encerrados en casa. Nosotras tenemos suerte de estar aquí, estamos bien protegidas”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo 2

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar
Directo Un café con Chicas del Deporte

Un café con Chicas del Deporte

Ver