Boletín

La educación católica acoge a cerca de 1,5 millones de alumnos en España

Según la Memoria Anual de la Iglesia, este dato crece en 12.000 estudiantes y genera 1.200 empleos más que el curso anterior

Vídeo

La educación católica acoge a cerca de 1,5 millones de alumnos en España 

Pablo Valentín-Gamazo
@pabblovg

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:28

El impulso misionero de la Iglesia en España se refleja también en la faceta educativa. Cifras como el millón y medio de estudiantes que se forman en las escuelas concertadas católicas, o los 3,5 millones que estudian religión católica, son algunas de las muestras de esta tarea que desempeña la Iglesia católica. Así se desprende de la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia, que han presentado el Vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE)Fernando Giménez Barriocanal y la directora del Portal de Transparencia de la CEEEster Martin.

Además del número de alumnos escolarizados, el impacto en el empleo o la aportación de la educación católica al ambiente democrático son otros aspectos que reflejan las páginas de este documento. 

La educación concertada católica: Más de 3.300 millones de euros de ahorro al Estado

La escuela católica acoge a cerca de 1,5 millones de estudiantes. Este dato ha experimentado una crecida en 12.000 alumnos más respecto al año anterior. Esta circunstancia genera a su vez más empleos. Concretamente, son 1. 200 nuevas plazas más en comparación con el curso pasado.

Además, Giménez Barriocanal ha recordado el ahorro de "más de 3300 millones de euros" que supone la educación concertada para las arcas públicas. El tesorero de la CEE ha subrayado la "especial predilección" de la Iglesia por el trabajo con los alumnos extranjeros e inmigrantes. Son más de 69.000 estudiantes los que acuden a estos centros, a los que se suman los 11.700 centros para personas con capacidades diferentes. 

3,5 millones de alumnos estudian Religión en España

La  Memoria Anual también señala el buen estado de la enseñanza de la religión católica en las aulas de nuestro país. Según el documento, son 3,5 millones de alumnos los que reciben esta formación en España. 

A nivel de educación superior, destaca también la "importante labor de las universidades de inspiración cristiana". En ellas, estudian 89.000 alumnos. Ese dato implica que "casi el 70% de alumnos de universidades privadas estudian en universidades de inspiración católica", recuerda Giménez Barriocanal. 

Daniel Martín y Uxúa Floristán: "Que rememos todos en el mismo sentido"

En ese sentido, Martín ha descrito la educación cristiana como "una educación de calidad, en valores e inclusiva, que cada vez eligen más padres para sus hijos". Es el caso de Daniel Martín y Uxúa Floristán, que explican en vídeo las razones que les han llevado a elegir un colegio católico. 

El primer motivo que justifica, para ellos, su elección es por la sintonía que encuentran entre lo que transmiten en casa y lo que se imparte en la escuela. "Hemos elegido un colegio católico porque queremos que lo que reciben en casa lo reciban también en el colegioque rememos todos en el mismo sentido", afirma Daniel. 

Uxúa aporta el elemento diferencial: la posibilidad de que sus hijos crezcan en un ambiente donde puedan compartir la fe "de forma natural". Del mismo modo, pone en valor la inspiración cristiana de que "todos somos hijos de Dios, todos tenemos la misma dignidad, hombres, mujeres,  el que es diferente por alguna discapacidad, por ser el más tímido, el que es inmigrante, etc".  

La educación concertada, beneficio democrático

José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas, manifesta la relevancia de la educación en la "misión evangelizadora de la Iglesia". Esta participación consiste en la transmisión de la cultura y la creación de comunidades educativas"basándose siempre en los principios y criterios del Evangelio", asegura.

Así es como, "la Iglesia se hace presente en la sociedad civil con todo derecho". Alvira señala la importancia de la educación concertada más allá de las aulas. Pone el foco en la democracia, ya que la opción por esta clase de educación "hace posible el ejercicio real de la libertad de enseñanza, para que no quede simplemente en una mera declaración de principios"

Lo más