La profesora que usa sus vacaciones para irse a dar clase a los profesores de Uganda

Esta alumna suya de España, Raquel, cuenta cómo su profesora, Gloria, enseña en verano en el único colegio de la zona donde no se pega a los alumnos

Gloria María con unos niños, durante su viaje a Karabole (Uganda)

Gloria María con unos niños, durante su viaje a Karabole (Uganda) 

Alfa y Omega

Semanario católico

Raquel Cabezaolías Trivino

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:26

Una profesora mía del colegio John Henry NewmanGloria María Gómez Ramiro, se pidió hace poco dos semanas de vacaciones para irse a Uganda con una ONG. Así que quise entrevistarla para contároslo. Todo empezó cuando fue a un concierto benéfico de jazz. Allí conoció Kelele África, que un grupo de voluntarios europeos fundó en 2011 después de viajar a Kasenda, el oeste de Uganda. Querían ayudar a los niños y las familias de allí. Kelele significa "Grita África" en swahili, una de las lenguas más habladas allí.

Kelele África trabaja en Kasenda y Kimya, dos pequeñas comunidades de Karabole. Las personas que viven allí se dedican a la agricultura. El 80 % de las mujeres trabajan en plantaciones de plátanos y té, donde muchas veces son explotadas. También hay mucha gente que no sabe leer ni escribir.

En febrero de 2015 la asociación inauguró la escuela infantil Kumenya (que significa sonrisas en rutooro, el dialecto de la zona)Empezaron con 75 niños de entre 3 y 7 años, y con tres profesores, tres educadores españoles voluntarios, una cocinera y una señora de la limpieza. Poco a poco fue creciendo: tres años después ya estaba terminado todo el edificio de Primaria, con clases, biblioteca y sala de arte. Pero no quiere ser sólo un colegio, sino que se pensó como un lugar de encuentro para todos, donde los niños fueran a aprender y los adultos pudieran tener un espacio común para hablar, aprender a leer y escribir y disfrutar de actividades.

Mi profesora –de la que me siento muy orgullosa– empezó colaborando con Kelele África en los mercadillos que organiza en Madrid para recaudar dinero. Pero luego decidió viajar hasta Uganda el verano pasado con su familia. "Quería dar a mis hijos la oportunidad de sentir profundamente lo que somos como personas y a qué estamos llamados, y que aprendieran a reconocerse ante otras realidades y darse a los demás".

En sus visitas, se dedica a formar a los profesores del colegio. Además de enseñarles cómo enseñar mejor las asignaturas que tienen que dar, les explican otras formas de dar clase. Por ejemplo, les hablan del método Waldorf, que consiste en crear un ambiente libre, en el que los niños cooperen para aprender juntos y usen para ello también el arte y los trabajos manuales. También dan talleres sobre cómo resolver conflictos y cómo hacer frente a las diferentes emociones. A los profesores "les cuesta mucho, porque a veces no saben ni siquiera reconocer lo que ellos sienten". Es importante que los profesores ugandeses aprendan estas cosas, para "ayudarlos a entender otras formas de hacer pensar a los alumnos". Pero siempre respetando su cultura.

Este colegio es diferente a los demás del país porque en él está prohibido el castigo físico. En Uganda, lo normal es que los profesores peguen a los alumnos. «Han aprendido a resolver los conflictos de esa forma», cuenta Gloria María. En la escuela de Kumenya, por el contrario, «en el contrato de los profesores pone que si pegan a un niño se les echará del centro».

Por eso esta escuela «es un oasis en la zona. Los niños saben que es un privilegio poder ir a ella. Algunos tardan una hora andando para llegar, y suelen estar esperando bastante rato antes de que abran». Eso sí, como es una región muy pobre, todavía queda mucho para que todos los niños vayan al colegio. Según mi profesora, en Infantil y Primaria son el 60 %. Algunos tienen que trabajar, y otros van a clase pero por la tarde trabajan y no pueden estudiar. Para conseguir que más niños puedan estudiar, cada alumno de Kumenya está apadrinado por una familia española, que le paga los estudios.

Lo más