50 años de Schoenstatt en España: un Jubileo "para ser educados por María"

El Santuario de Schoenstatt en Pozuelo de Alarcón (Madrid), celebra su 50 aniversario en España

50 años de Schoenstatt en España: un Jubileo para ser educados por María

 

Alfa y Omega

Semanario católico

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:05

El santuario de Schoenstatt de Pozuelo de Alarcón (Madrid) celebra sus bodas de oro con un Jubileo «para todos» en el que poder ganar la indulgencia plenaria. El cardenal y Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha presidido la misa en el terreno que cuidan las Hermanas de María este sábado 19 de octubre, a donde han acudido miles de personas. 

"El Jubileo que vamos a celebrar providencialmente conecta con el Año Mariano que acabamos de vivir en Madrid. Es una concreción de la riqueza de la espiritualidad mariana de los madrileños», explica la hermana Rocío García, de Schoenstatt, al hilo del Jubileo que se ha celebrado este fin de semana el santuario de Pozuelo a los 50 años de su fundación.

"Fue un deseo personal del padre Kentenich", fundador del movimiento de Schoenstatt, explica Rocío, "pues pensaba que Schoenstatt se iba a enriquecer mucho con la piedad mariana española y al mismo tiempo podría complementar esta piedad para que calase aún más en la vida de los españoles".

Y así ha sido. En los últimos 50 años han pasado por el santuario de Pozuelo –uno de los tres que hay en España, junto al de Madrid y el de Barcelona– miles de personas y familias que han ido a buscar allí lo que su corazón pedía. "Todo el que pasa por la puerta acaba entrando, y vienen muchos que han oído hablar de él, personas que quieren rezar con tranquilidad, o quieren confiarle a Cristo y a María algo más particular… Es un santuario para toda la Iglesia de Cristo", afirma la hermana Rocío.

Lo que empezó hace 50 años en un apartado terreno baldío en mitad del monte, hoy es un lugar en el que, "en cada momento del día, es posible decir: “Madre, nada sin ti, nada sin nosotros”. Porque Ella pone todo lo suyo y recibe todo lo nuestro", explica.

Con este Jubileo, "en realidad, más que un evento celebramos a la persona de María, el regalo que Cristo nos vuelve a hacer una vez más desde que nos la regaló por primera vez desde lo alto de la Cruz". Este regalo, en Schoenstatt, consiste en lo que la hermana Rocío denomina con humor "la especialidad de la casa", es decir, "las tres gracias de la alianza con María": la gracia del "arraigo espiritual", por el que "podemos sentirnos cobijados y seguros como Ella en el corazón de Dios"; la gracia de "la transformación interior", porque "hay muchas cosas que solos no podemos hacer en nuestra vida diaria, pero con Cristo sí, ya que él transforma nuestra agua en la gracia que necesitamos"; y, por último, la gracia del "envío a la misión", empezando "por los que tenemos más cerca para llevar a Cristo a todos los lugares y a todas las personas con las que nos encontramos".

Todo esto es lo que cualquiera puede recibir en el santuario de Pozuelo, que estos días ha vivido "un Jubileo para todos, para todo el que llegue y quiera ser educado por la Virgen para llevar a Cristo al mundo de hoy", concluye.

El Jubileo comienzó el viernes 18 con una Misa a la que seguió una adoración toda la noche. El cardenal Osoro ha presidido la Eucaristía el sábado y después ha proseguido la celebración con una comida y un festival por la tarde. El domingo ha habido Misa a las 10:00 y a las 13:00 horas. Durante estos tres días se ha podido ganar la indulgencia plenaria, cumpliendo las condiciones para ello establecidas.

Lo más