• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín
Imparables

Imparables

José Melero y Fran Simón

Solo en COPE.ES

    Cómo debemos actuar en caso de la desaparición de un familiar

    El papel de la ciudadanía es esencial, especialmente en las primeras horas de la desaparición

    Audio

    Cope.esImparables

    Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:07

    Un total de 12.630 denuncias por desaparición permanecen activas en España con fecha a 31 de diciembre. Son datos que ha ofrecido en 'Imparables' el presidente de la Asociación SOS Desaparecidos, Joaquín Amills, que ha remarcado que se trata de una cifra elevada, pese a que los avances tecnológicos ha permitido reducir esa lista: “Al año recibimos unas 30.000 denuncias, de las cuales quedan sin resolver unas 600 o 700, en torno al 4%. Hace unos años era del 10%. Pese a la mejora, las fuerzas y cuerpos de seguridad necesitan más medios”, subraya Amills.

    La asociación se encarga esencialmente de acompañar a las familias desde el primer momento en el que se produce la desaparición. Primero, difunden la alerta para obtener cuanto antes pistas que puedan ofrecer a las fuerzas de seguridad: “A medida que la investigación avanza, nuestro objetivo es que los medios de comunicación se hagan eco, y ofrecemos ayuda psicológica, jurídica e incluso social. Gracias a los convenios que mantenemos con las unidades caninas, estos perros se unen a las búsquedas. También es importante el acuerdo con la Asociación Profesional de Detectives, que sirve como herramienta de colaboración.”

    Las familias, una vez conocen que algunos de sus miembros no está localizado, debe mandar lo antes posible una copia de la denuncia a SOS Desaparecidos: “Una fotografía desde el móvil para enviarla por Whassap ya sirve”, comenta el presidente. Luego, al cabo de la media hora aproximadamente, la alerta se extiende a las redes sociales, una vez que se han ejecutado los filtros para comprobar que no se trate de una denuncia falsa.

    El protocolo del Ministerio de Interior, apunta Joaquín Amills, establece que las desapariciones pueden ser de tres tipos:

    • Voluntarias: se puede producir como consecuencia de una pelea o una cirscunstancia personal que lleve al individuo a desaparecer. En cualquier caso, la utilización de cualquier documento identificativo como el DNI, la tarjeta sanitaria o el carnet de conducir, hacen que resulte casi imposible que estas personas estén desaparecidas durante un largo periodo.
    • Involuntarias: Suelen ser personas con problemas mentales, depresivas o con Alzheimer. En muchos casos, las víctimas han fallecido cuando son localizadas.
    • Forzosas: tienen un componente criminal (asesinatos, secuestros...)

    El presidente de la Asociación SOS Desaparecidos, ha indicado que el papel de los ciudadanos es esencial en estos casos: “Si alguien asegura haber visto a una persona que se le está buscando, nuestro consejo es que cuanto antes nos mande una fotografía con el móvil. Si no es posible una foto, se deben poner igualmente en contacto con la asociación y proporcionarnos la información más detallada posible. En caso de que tengamos conocimiento de una desaparición a través de las redes sociales, es conveniente difundirlo lo máximo posible por la red.”

    Lo más