Barrios estrangulados por la droga y la recuperación milagrosa de Jaime, en 'Imparables'

Rubén no pudo estar con su madre enferma debido a la incomprensión de su empresa 

Audio

 

ImparablesImparables

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:22

La lacra de la droga afecta a más barrios de los que te puedes pensar en nuestro país. Todos sabemos, sobre todo si vives en ciudad, que algunas zonas son poco recomendables darte un volteo. Y menos a determinadas horas. Normalmente son zonas donde el trapicheo y el tráfico de drogas están a la orden del día. La droga es la forma de vida de muchos de sus residentes para salir adelante. Y claro, eso atrae ajustes de cuentas, tiroteos, reyertas, violencia y en definitiva, marginación social.

Buenos Aires no es solo la capital de Argentina. Además, es un barrio de la periferia de Salamanca, compuesta por unas 350 viviendas sociales, y que no tiene demasiados años de vida, ya que las casas se construyeron en la década de los ochenta. Unas viviendas que fueron destinadas para familias de escaso poder adquisitivo. Unos 1.500 vecinos ocuparon aquellos hogares hace más de tres décadas para iniciar un proyecto de vida. Pero pronto esa esperanza se transformó en desesperación como consecuencia de la droga.

Buenos Aires se ubica en un núcleo estratégico, junto a la autovía de Portugal, cerca de la Ruta de la Plata y en el comienzo de la autovía de Madrid. Un lugar, por tanto, propicio para traficar.

En los últimos años aproximadamente la mitad de los vecinos han ido abandonando Buenos Aires. Los chavales no poseen ni el título de la ESO en la mayoría de los casos, los repartidores prefieren evitar su entrada y la venta de heroína está a la orden del día. El clima de violencia se ha adueñado del barrio.

Casi ningún vecino se atreve a denunciar ante la prensa lo que ocurre en Buenos Aires excepto su párroco desde hace 26 años, Emiliano, que no se resigna ante esta situación pese a las dificultades que se presentan. Para empezar, porque acceder a Buenos Aires no es tarea sencilla por el control que ejercen los narcotraficantes: “Las mafias que se dedican al negocio vigilan quienes entran y quienes salen. Tienen sus estrategias de control para saber lo que sucede en el barrio, porque les interesa.”

Palma-Palmilla, un barrio donde los tiroteos y la droga están a la orden del día

Los vecinos de Palma-Palmilla (Málaga) están hartos de convivir en medio de tiroteos y drogas. Se trata de uno de los barrios más conflictivos de la segunda ciudad más habitada de Andalucía. Un barrio que en sus inicios estaba integrada por familias de clase obrera, hasta que hace unos cuarenta años se vio afectado por el boom de la drogadicción. No son pocas las ocasiones en las que las asociaciones vecinales se han unido para reclamar al Estado un refuerzo en la seguridad.

María del Mar y Lola trabajan desde hace años en el comedor social de Palma-Palmilla. La primera de ellas no vive en el barrio, motivo por el que tiene una visión algo menos oscura de la realidad que vive la zona: “Yo llevo muchos años trabajando aquí y nunca me he enfrentado a una situación de peligro o de miedo. Es cierto que hay delincuencia, pero no ocurre todos los días. La mayoría de los vecinos son gente normal.”

Lola por contra si que habita en Palma-Palmilla. Tiene tres hijos, de 18, 15 y nueve años. El estado de su barrio le preocupa: “Me preocupa mucho, pero lo que hay que hacer es no meterse en conflictos. Lo mejor es estar en casa con tu familia y no tener problemas con según qué gente.” A Lola no le gusta que sus hijos merodeen por su propio barrio. De hecho, los tres estudian en colegios que no pertenecen a la barriada.

El Puche: la basura y trapicheo machaca a sus 9.000 vecinos

"Una niña de nueve años resultó herida de bala en un tiroteo registrado al filo de las tres de la tarde en el barrio de El Puche. Poco después, un periodista fue apedreado por un grupo de vecinos cuando llegaba al lugar de los hechos.” No es una noticia actual, pero sí que ocurrió hace un tiempo en la barriada El Puche, en Almería. Un poblado de unos 9.000 habitantes distribuidos en 1.500 viviendas. La basura y la droga es el paisaje que predomina en sus entrañas.

Y en este ambiente inmundo, la gente sobrevive como buenamente puede. Como sucede en estos casos, el trapicheo es el negocio más rentable para salir adelante. José lo sabe bien: “Es un barrio con muchas dificultades. Desde sus orígenes es una zona muy humilde, que alberga a familias sin recursos de toda la provincia, muchos de ellos inmigrantes.”

El milagro de Jaime: Volver a caminar tras diagnosticarle una tetraplejia 

La historia de Jaime demuestra que siempre hay motivos para creer en los milagros. Su vida se vio truncada hace dos años, en junio de 2017, en la playa de Gandía, cuando tenía 19 años. Fue allí donde sufrió un aparatoso accidente que le llevó a una hospitalización y a un proceso de recuperación que se prolongó hasta hace apenas tres meses.

Aquella noche, Jaime se encontraba de vacaciones junto a su padre. Tras la cena, Jaime quedó en el apartamento de unos amigos para tomar algo. Luego se dirigieron al paseo marítimo de Gandía, donde se encontraron con un ambiente festivo. En un momento de la noche, él y uno de sus amigos decidieron bañarse. El agua cubría a Jaime por la cintura, por lo que optó por tirarse definitivamente, como había hecho tantas veces a lo largo de su vida. Pero aquella noche fue distinta.

Tuvo la mala suerte de que en la zona en la que se lanzó había una duna de arena, sobre la que impactaron sus brazos y luego la cabeza. La desafortunada caída le provocó una lesión cervical que le impedía mover todo el cuerpo, excepto la cabeza. Lo que tuvo que vivir Jaime desde entonces, es digno de escuchar en 'Imparables'.

Lo más