Boletín

¿Tienes un consumo de alcohol de alto riesgo? Descúbrelo con este simple cálculo

Determina en treinta segundos si tienes un problema con el alcohol

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:17

La frase 'yo controlo' se ha convertido en una parodia. Hace tiempo que sólo la pronunciamos irónicamente, de fiesta y entre risas. El alcohol se ha convertido en un compañero más a la hora de salir por la noche para una gran mayoría. Nos acompaña también en nuestras comidas y no falta en los aperitivos. Mientras nosotros controlamos, cada año mueren tres millones de personas por consumo excesivo de alcohol, según la Organización Mundial de la Salud. Para comprobar si nuestro nombre tiene posibilidades de figurar en esta lista negra, la doctora Carmen San Román, especializada en el tratamiento de adicciones y terapeuta del Centro Médico AUPA, nos propone dos simples comprobaciones para determinarlo.

El primer ejercicio que propone sirve para calcular la cantidad de alcohol que ingerimos en nuestra rutina. Los límites a partir de los cuales se puede hablar de un consumo de alto riesgo son “11 uves semanales para las mujeres y 17 uves semanales para los hombres”. Estas uves simbolizan “unidades de bebidas estándar”.

Sin embargo, el conflicto viene cuando la doctora explica en qué consiste una de estas unidades de bebida estándar: “una caña o una copa de vino”. Si pedimos un doble, sumaríamos dos uves. Del mismo modo, cada copa que tomamos equivale a otras dos uves. Por tanto, para entrar en el citado grupo de alto riesgo no hace falta beber más de diez cócteles en una noche: con las cañas del aperitivo, el vino de la comida y las copas del fin de semana no es complicado que alcancemos estas cifras en siete días.

“Si yo os digo que dejéis de beber hasta dentro de seis meses...”

Es necesario desterrar “esa imagen del adicto al alcohol que bebe de tetrabricks” porque las personas que desarrollan dependencias “son perfectamente normales”: tienen trabajo, visten bien, hablan idiomas... Hasta que el consumo va arrasando con todo. Para la doctora San Román es importante dejar claro que le puede pasar a cualquier persona.

Especialmente en la sociedad actual, en la que el alcohol goza de buena imagen, nos encontramos totalmente expuestos al peligro de padecer una adicción. Aquí entra en juego el segundo ejercicio propuesto por la profesional: “Si yo os digo que dejéis de beber desde hoy hasta dentro de seis meses, ¿qué me dirías? Probablemente que estoy loca”.

La doctora define la relación que tenemos con la bebida como “patológica”. Necesitamos beber para divertirnos por la noche, para amenizar una cena o para refrescarnos tras pasar la mañana en la playa. Por ello, ve necesario que hagamos un “examen de conciencia” y hagamos caso al refrán: 'Más vale prevenir que curar'.

Lo más