¿Sabes que el chocolate es el aliado perfecto para lucir un pelo envidiable?

Con el paso del tiempo nuestro cabello se apaga, pero con estos sencillos consejos lo recargarás de vida

¿Sabes que el chocolate es el aliado perfecto para lucir un pelo envidiable?

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:50

Nuestro cabello es una de nuestras cartas de presentación. Con el paso del tiempo pierde brío, su aspecto saludable y se vuelve más fino y quebradizo. Pero revertir esta situación está en nuestras manos con estos 10 consejos que nos cuetan los expertos capilares de Yves Rocher:

ALIMENTACIÓN ADECUADA

-Pescados ricos en Omega 3 para un cabello más resistente. Algunos de ellos son el salmón; la caballa y la sardina.

-Cereales integrales: al ser ricos en Vitamina B, aportan brillo y fuerza a nuestro cabello.

-Legumbres: ricas en zinc; hierro y proteínas, ayudan a acelerar el crecimiento del cabello y, lo que es más importante, frenan su caída. Puedes variar tus comidas con lentejas; habas; guisantes; garbanzos…

-Cacao: El chocolate negro contiene hierro que incrementa la hemoglobina y, por tanto, la oxigenación del cabello.

TEMPERATURA IDÓNEA DEL AGUA

Evita lavar tu pelo con agua que esté a más de 25º, ya que el agua caliente abre la cutícula y puede romper la fibra capilar.

En el caso de que tengas el pelo graso, enjuagarlo con agua muy caliente puede hacer que tu cuero cabelludo genere una sobre-producción de sebo como defensa a la alta temperatura.

De hecho, tengas el tipo de cabello que tengas, si finalizas el aclarado con 30 segundos de agua fría, ésta estimulará el riego sanguíneo y permitirá que la cutícula cierre bien: así aumentará el reflejo de la luz y tu pelo tendrá un brillo natural.

USO DE SECADORES Y PLANCHAS

A diario sometemos a nuestro pelo a numerosas agresiones: el uso abusivo de secadores; planchas y otros productos de styling pueden dañarlo seriamente. 

PROTECCIÓN DE LOS RAYOS UV

Sobre todo en verano y si tu cabello es teñido o lleva algo de coloración, cuando estés expuesta prolongadamente al sol, ya sea en la playa, en el campo, en la piscina, utiliza un sombrero.

EVITA TOCARTE EL PELO

Lo único que conseguiremos será que se engrase más rápidamente.

NO LAVARLO TODOS LOS DÍAS

Es un falso mito, ya que cada pelo tiene una necesidad diferente. Si tienes el cabello graso, quizás necesites lavarlo a diario eso sí, combinando un champú de tratamiento con un champú más neutro de uso diario, por ejemplo, sin sulfatos. Otra opción es utilizar un tratamiento antes del champú para absorber el exceso de grasa

En el caso de que tengas el cabello seco, con 1 ó 2 veces por semana será suficiente.

ALTERNA TU CHAMPÚ

La fidelidad a tu champú es incuestionable, pero has de saber que es conveniente, al igual que con los tratamientos faciales, ir alternando tu champú habitual con otros más suaves. Un exceso de uso de tu champú de tratamiento habitual puede generar un efecto rebote en tu cabello y conseguir el resultado contrario al buscado.

CORRECTO CEPILLADO

También es sumamente importante la forma en la que desenredas tu pelo en seco al levantarte. Lo ideal es realizar el cepillado completamente seco y con suavidad, empezando por las puntas, siguiendo por los medios y acabando en la raíz.

Cepillar el cabello todas las noches antes de irte a dormir es muy recomendable, pero, ¿por qué? El cepillado exfolia el cuero cabelludo, elimina restos de productos, estimula la circulación sanguínea, favorece su crecimiento y potencia su brillo.

Otro gesto que ayuda a mantener la salud de tu cabello es cepillarlo también antes de lavarlo. Así evitas que se enrede una vez mojado; deshaces nudos que podrían dificultar la penetración del champú y facilitas también el posterior desenredado (precisamente cuando el pelo está húmedo se encuentra en su estado de mayor debilidad y con mayor tendencia a sufrir rotura).

CUÍDALO MIENTRAS DUERMES

Una curiosidad; una funda de almohada de satén ayuda a reducir la fractura del cabello.

ATENTO A LA CAÍDA DE CABELLO

La caída de pelo estacional suele ocurrir en otoño y es más intensa durante el lavado del cabello o el cepillado diario. De media se nos caen entre 100 y 150 cabellos al día. Conocer cuándo esta pérdida ya no es algo normal y se debe consultar a un especialista, es fundamental. ¿Cómo?. Apunta:

Ø Cuando existe una patología que incrementa la caída del cabello ésta suele ser lenta y continua, sin acentuarse en un momento concreto.

Ø Las situaciones de estrés suelen incrementar la caída del cabello.

Ø Después del embarazo es muy común que se produzca también pérdida de cabello sobre todo en los 3 o 4 meses siguientes de dar a luz ya que los niveles de estrógenos disminuyen y éstos son los responsables del anclaje del pelo al cuero cabelludo.

Ø Un síntoma de que la caída no es estacional es que se pierde densidad del cabello notándolo más débil, fino y frágil, especialmente en la raíz.

Ø Ante una caída de cabello intensa el cuero cabelludo suele clarear por lo que también es síntoma de que la caída no es estacional, también pueden aparecer rojeces y picores.

Ø Un tip que se puede aplicar para evaluar si pierdes más cantidad de cabellos de lo normal es pasar la mano por la melena varias veces y depositar en un folio los cabellos que se hayan caído, después contarlos y si hay más de 15 es que estás perdiendo más de lo normal.

Ø Lavarse el cabello todos los días no afecta en la caída del cabello, sin embargo el “no lavado” si que afecta de forma negativa.

Ø Si se sufre de caída del cabello no es aconsejable utilizar productos con parabenos, tintes con amoniaco ni herramientas de calor ya que la estructura del cabello esta mas frágil y estos elementos pueden hacerla más quebradiza y débil.

Ø Causas que pueden acelerar la caída del cabello son una alimentación desequilibrada y/o problemas hormonales.

Lo más