Antonio Herráiz: "¿Tiene sentido todo ese juego de cromos para tocar poder?"

El comunicador de Mediodía en COPE analiza la última hora de los pactos en los ayuntamientos

Antonio Herraiz

Antonio Herraiz

Mediodía COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:57

Audio

 

Sigue la incógnita sobre quién va a ser el próximo alcalde o alcaldesa de Madrid y Barcelona. La cuenta atrás entra en la recta final y de momento no hay acuerdo en ninguno de los dos principales Ayuntamientos de España.

En Madrid, PP y Ciudadanos llevan una hora reunidos para desbloquear la negociación en el Ayuntamiento de la capital. Los de Albert Rivera mantienen la propuesta de repartir el mandato. Una alternancia que mantendría a Begoña Villacís dos años y los otros dos el popular José Luis Martínez Guijarro. El PP rechazan esta opción.

Esto en el Ayuntamiento de Madrid. En el de Barcelona, la última propuesta la ha hecho el candidato de Ezquerra. El republicano Ernest Maragall propone un acuerdo también de reparto a Ada Colau. Él estaría dos años en la alcaldía y Colau los otros dos.

Hoy el debate es si tiene sentido este chalaneoeste cambio de cromos con el único objetivo de tocar poder. Y muchos los que han tenido alguna vez oportunidad de hacerlo, se cuestionan ahora por qué no cambiaron la ley para implantar un sistema con segunda vuelta, con eficacia probada en Francia. En el PP alguno se sigue lamentando por las esquinas.

Los dos principales ayuntamientos de España siguen en el el aire, donde sí se ha llegado a un acuerdo es en Zaragoza. El candidato del PP, Jorge Azcón será el nuevo alcalde de la capital mañana, tras el acuerdo alcanzado con Ciudadanos. En el acuerdo contemplan también que la alcaldía de Teruel será para la candidata del PP y la de Huesca para el de Ciudadanos.

Y mientras en España estamos siguiendo al detalle las conversaciones contrarreloj para la constitución de los dos principales ayuntamientos de España, el mundo mira a uno de los puntos más calientes del planeta. Es frecuente que se escuchen tambores de guerra en la zona que va del Golfo Pérsico al Golfo de Omán. Pero esta vez va en serio después del ataque en el estrecho de Ormuz contra dos petroleros. Hasta ahora, en los últimos meses todo había quedado en una guerra de propaganda con mutuas acusaciones de ciberespionaje. Y esto cambia el escenario. De momento, hoy ha seguido la tensión, aunque se ha mantenido en el escenario de las declaraciones. Como ayer EEUU señaló directamente a Irán como responsables del ataque, este viernes el Gobierno de Teherán se ha defendido y la devuelve. Acusan a la Administración Trump de sabotear la diplomacia. Dicen que no tienen ninguna evidencia ni pruebas contra Irán. De momento se queda la cosa ahí, pero el escenario de máxima tensión afecta a todo el mundo. El 30% del transporte de petróleo de todo el mundo pasa a través del estrecho de Ormuz y el precio se ve afectado de forma muy rápida. También en el los carburantes, en el gasoil y la gasolina. Después de que ayer se dispara el precio del barril de petróleo, hoy ha permanecido estable. Veremos a ver lo que dura.

Lo más