Boletín

Antonio Herráiz: "Lo que ha hecho Trapero ha sido echar balones fuera"

El comunicador de Mediodia COPE analiza la declaración de Trapero en el juicio del procés

Antonio Herráiz

Antonio Herráiz

Mediodía COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:50

En el juicio contra la cúpula separatista catalana se ha producido hoy una de las declaraciones más esperadas. Ha sido el turno del ex jefe de los mossos Josep Lluis Trapero. En el Supremo ha acudido como testigo, porque Trapero está procesado por la Audiencia Nacional donde será juzgado por rebelión. Este alto mando de los mossos está en el punto de mira por la pasividad de la policía autonómica en el referendum ilegal del uno de octubre y durante el registro a la Consejería de economía.

Lo que hoy ha hecho, fundamentalmente, ha sido echar balones fuera. Dice que durante el asedio a la consejería de economía, sí, hubo algún lanzamiento de botellas, empujones, poca cosa. Tampoco ha dado importancia al destrozo de los coches de la guardia civil. Cuando le han preguntado por qué la secretaria judicial tuvo que abandonar el edificio por el tejado, dice que se le garantizó un cordón seguro pero que se desmontó porque creía que el registro seguía en marcha.

Y luego sobre el referendum ilegal, se ha lavado las manos y ha cargado contra el que era su jefe político. Trapero ha acusado al ex consejero Joaquím Forn de irresponsable por decir que los Mossos iban a garantizar el referendum ilegal. A esta hora sigue la declaración de Trapero.

Y hoy en COPE te estamos contando la denuncia de María. Es el nombre ficticio de una mujer sin recursos, peruana, que tiene 37 años y que vive en la calle. Llegó a España hace cuatro meses con su novio, se quedó embarazada y su pareja la abandonó. En ese momento se vio completamente tirada, sin trabajo y sin dinero. Compartía un piso pero como no podía pagar la cuota correspondiente de alquiler la obligaron a dejar la habitación. Sola, asustada acudió a la sede del Samur Social de Madrid. Sólo quería un poco de comida y un techo donde dormir. Estaba muy débil y se desmayó. Avisó a los trabajadores del Samur que estaba embarazada y en el hospital confirmaron que se trataba de gemelos. Es en este punto donde surge la denuncia. Los técnicos del SAMUR que la atendieron la presionaron para que abortara sin ninguna alternativa. María lo denunciaba a COPE.

La llevaron incluso a una clínica abortista y la explicaron que la intervención sería sencila. Ella se negó, les dijo que iba a seguir con su embarazo. Por internet, encontró a la Fundación Madrina y en estos momentos vive en un piso de acogida.

En COPE hemos querido conocer la versión del Ayuntamiento. Una, dos, tres, cuatro veces. De momento sin respuesta. Ni mucho menos se está cuestionando la actitud de todo un colectivo, profesional, como el Samur Social. Queremos que alguien explique qué ha ocurrido en este caso concreto, quién presionó a María para abortar, por qué, y si es un procedimiento habitual. Un comportamiento así es intolerable, cuando todas las embarazadas sin recursos tienen alternativas suficientes para no verse abocadas al aborto, una salida que en ningún caso quiere nuestra protagonista. Afortunadamente, maría no hizo caso y sigue con su embarazo de gemelos. Está de cuatro meses.

Lo más