Boletín

Antonio Herráiz: "Pablo Ibar y su familia gastan el poco aliento que les queda para evitar la pena de muerte"

El presentador de Mediodía COPE analiza la última hora del juicio a Pablo Ibar

Antonio Herráiz

Antonio Herráiz

Mediodía COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:49

Audio

El español Pablo Ibar se las vuelve a ver con la justicia. Es el cuarto juicio en su contra. Su historia se remonta a 1994 cuando fue acusado de un triple asesinato que ocurrió en esa fecha. Siempre se ha declarado inocente y con el apoyo de su familia no ha parado de librar una dura batalla judicial.

Esta vez gastan el poco aliento que les queda para evitar la pena de muerte. En el año 2000 ya fue condenado a esta pena aunque 16 años después la Corte Suprema de Florida anuló esa sentencia. Entonces consideró que las pruebas contra él eran escasas y débiles. Entonces se ordenó repetir el juicio y en enero le volvieron a declarar culpable.

¿Qué argumento esgrime ahora la defensa de Pablo Ibar? Quieren que el Estado de Florida prohiba imponerle la pena de muerte atendiendo a los derechos humanos internacionales de sus dos hijos menores. Los niños menores, dice la moción, son especialmente vulnerables al trauma psicológico y emocional asociado con el bienestar de sus padres y particularmente de su padre prisionero.

Esto en Estados Unidos, en España el protagonista del día es Miquel Iceta. Ya saben que que Iceta es el líder de los socialistas catalanes. Es diputado en el Parlamento Catalán y Presidente del grupo del PSC en esta cámara. En las elecciones generales del 28 de abril, el PSOE obtuvo mayoría absoluta en el Senado y Pedro Sánchez propuso que Iceta fuera el presidente de esta cámara. Sánchez sabía perfectamente que Iceta no era senador y que no había sido elegido como tal en los comicios, más que nada porque no se presentó como candidato. Pero confiaba en un movimiento táctico que habitualmente no genera problemas. Esa maniobra pasaba por elegir a Iceta senador mediante designación autonómica. Y aquí tenía que obtener el visto bueno del Parlamento Catalán. Pedro Sánchez vendió la piel del oso antes de cazarla, y no va a poder ejecutar sus intenciones. La propuesta va a quedar rechazada porque Ezquerra Republicana ha confirmado el veto a Iceta para ser designado senador y los números no le salen al PSC. Tienen más noes que síes. El afectado ha anunciado que "llevará el caso al Tribunal Constitucional".

Desde Ezquerra dicen que él no era inevitable y Sánchez les responde que no vetan a Iceta sino a la convivencia. Como Pedro Sánchez tenga que seguir dependiendo de ellos, seguirá sometido a sus juegos.

Lo más