Audio

Antonio Herraiz: "El victimismo 'indepe' airea los heridos y oculta las agresiones de los radicales"

 

Antonio Herraiz

Mediodía COPE

Tiempo de lectura: 2Actualizado14:57

En el día después de la sentencia que condena a nueve de los líderes independentistas por un delito de sedición, en Cataluña se siguen repitiendo las escaramuzas de los radicales. Han cortado carreteras, han quemado neumáticos en varias líneas de tren de cercanías, han paralizado los juzgados de Tarragona y varios estudiantes se han encerrado en el rectorado de la Universidad de Lérida.

En el aeropuerto de El Prat, la mañana ha sido de relativa normalidad pero con una clara calma tensa. Nada que ver con la parálisis que se vivió ayer. Más de 100 vuelos cancelados y cientos de personas colapsando una infraestructura clave del Estado. Una vez más, se actuó tarde, porque hacía tiempo que los radicales venían anunciando su actuación. Y la respuesta de los Mossos volvió a ser tibia para no incomodar demasiado al independentismo. Lo contaba a Mediodía COPE, Marian, que es la responsable de una de las tiendas del aeropuerto: “Estamos abandonados. Había bebés tirados en el suelo. Gente que venía a la tiene pidiendo cartones para poder tumbarse porque sabían que iban a estar toda la noche en el suelo. Yo tenía dependientes con ataques de ansiedad porque no podían ir a recoger a su hijos”, relataba.

Aún así, cuando la situación se fue complicando, se vieron obligados a actuar. Hoy, ha trascendido que un joven de 22 años ha perdido un ojo debido al impacto de una pelota de goma. Por cierto, desde la Generalitat comunican los heridos y sólo confirman un detenido. Esto para apuntalar su habitual mensaje victimista.

Ocultan, en cambio, la brutal agresión sufrida por una mujer. Se llama María, y fue tirada al suelo por un hombre cuando llevaba una bandera de España: “Fue un puñetazo desde la cara hasta al oído. No oigo casi nada, fue tan brutal que caí al suelo”. Las feministas, siguen calladas a pesar de la agresión a una mujer. Esto en la calle. En los discursos políticos, el Gobierno trata de guardar el equilibrio. Descartan, por el momento, aplicar la ley de seguridad ciudadana y mucho menos activar el artículo 155 de la constitución.

Se limitan a anunciar que investigarán quién hay detrás del movimiento Tsunami Democrático, desde donde se hicieron los llamamientos a colapsar el aeropuerto. Ya hemos visto que el límite de bloquear el Prat se puede superar, la pregunta es dónde pone el Gobierno esa barrera. Hasta dónde pueden llegar los más radicales.