Boletín

Audio

De Haro a las 18h: "Sánchez intenta resistir, pero lo tiene muy difícil"

El Gobierno en pocas horas ha mandado mensajes contadictorios, ¿Cómo se entiende esto?

Tiempo de lectura: 2Actualizado18:24

Hemos escuchado hace unos minutos el relato que nos hacía Ángel Expósito desde la frontera de Venezuela con Colombia, en Cúcuta. La batalla por la libertad en Venezuela se libar en este momento con la ayuda humanitaria. Miles de voluntarios se han apuntado para entregar cuando sea posible esa ayuda. Y Maduro sigue negando la entrada de esa ayuda. Lo que le hace aparecer como lo que es, como un tirano. Rusia ha anunciado que va a presentar una resolución en Naciones Unidas sobre Venezuela, que sin duda será a favor de Maduro. Rusia no está dispuesto a soltar el petroleo de Venezuela y lo que le debe Maduro que es mucho. Rusia ha encontrado el escenario perfecto, como sucedió en Siria, para disfrazar su declive como potencia mundial. Y tenemos al Gobierno muy ajetreado. Varios ministros se han dedicado en las últimas horas a descalificar a las decenas de miles de personas que se manifestaron ayer en Madrid para pedir elecciones ya. Ábalos y Calvo se han llevado la palma. Mañana empieza el juicio al secesionismo y el miércoles se votan las enmiendas a la totalidad y parece que Sánchez quiere apurar los plazos y es muy probable que no haya descartado todavía conseguir que los independentistas retiren las enmiendas. La ministra portavoz, Isabel Celáa, que es portavoz cuando le deja la vicepresidenta Calvo, ha asegurado que de aquí al miercoles hay un siglo. Habrá un siglo pero Torra sigue pidiendo una mesa de partidos, un relato y que se hable de autodeterminación. ERC está más blandita, Rufián no ha hablado de autodeterminación, solo ha hablado de mesa de partidos y de cese de lo que el llama la represión. Después de que Torra haya pedido el menú de siempre: autodeterminación y mesa de partidos, EFE, la agencia pública, ha informado de que el presidente del Gobierno estaba barajando elecciones para el 14 de abril. Lo que supondría convocar elecciones la semana que viene. Este globo sonda que llegaba de Moncloa se podía entender como un intento de presionar a los independentistas para que aflojaran y retiraran las enmiendas. Es la vieja amenaza a los independentistas: ojo que si no me apoyais viene la derecha. Pero después la ministra Calviño ha negado esa información y ha asegurado que se trabaja en aprobar todavía los presupuestos. El Gobierno en pocas horas ha mandado mensajes contadictorios. ¿Cómo hay que entenderlo? Probablemente del modo más sencillo: en Moncloa andan como pollos sin cabeza. Sánchez intenta resistir pero lo tiene muy difícil. Si no tiene presupestos inntará que las elecciones sean lo más tarde posible.