Rebeca, la joven que sufrió las duras consecuencias de las novatadas

¿Hasta dónde hay que tolerar estos abusos? Las asociaciones invitan a que se denuncien estos casos

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 19:39

Depilar completamente las cejas del aspirante, beber agua del váter, beber alcohol a morro hasta perder el sentido, recibir golpes y collejas por el cuerpo… son algunas de las pruebas que deben superar los futuros universitarios en sus novatadas.

Rebeca es una joven de 22 años que sufrió las novatadas en primera persona y nunca olvidará lo que le ocurrió. Llegó de Santander con 18 años a Madrid para estudiar medicina. Desconocía qué eran las novatas. En su colegio mayor estaban explícitamente prohibidas , pero al llegar la noche la sacaron de la habitación y la obligaron a beber toda la noche. Al día siguiente no pudo asistir a clase como consecuencia de la novatada. Contó su historia en la TV y la directora del colegio mayor la obligó a dejar la habitación.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA EN 'LA TARDE'

“Yo no tenía ni idea de lo que eran las novatadas”, ha reconocido Rebeca. “Yo decidí negarme a hacer cualquier otra novatada. Es horrible lo que ocurre ahí. A la gente que no quiere hacer novatadas la aíslan. Nos obligaban a hacer cosas que resultaban una sumisión durante meses”.

Rebeca ha añadido que le gustaría que la gente que lleva nueva a la universidad tenga el valor de denunciar, pero “las novatadas se siguen haciendo”.

Loreto González-Dopeso, psicóloga y presidenta de la Asociación, ha aconsejado a que los nuevos estudiantes que sufran estas novatadas, las denuncien.

Lo más