Audio

Foto del día: "¿Que tendrá el horizonte que tanto llama?

Detrás del hombre que contempla, una gran roca. Y en la espuma de las olas que juegan con el tiempo  está la luz

Tiempo de lectura: 2 Actualizado19:13

La foto que me ha llamado la atención la publica el diario El País. Es la imagen de un oleo de azules, grises, turquesas, verdes, blancos y tierras. Un oleo chiquito titulado Playa de Valencia. El mar retratado está algo movido al acercarse a la playa, el agua salada caracolea en en blancos y en grises de brochazos rápidos y densos.

El oleo forma parte de la exposición que abre estos días sus puertas en el Museo Sorolla dedicada a las obras que el pintor realizaba como bocetos al aire libre. La espuma reluce alegre y luego el Mediterráneo se hace verde sin a lo lejos dejar de encabritarse. Un cielo de un gris plata parece disfrutar con el juego insistente de las olas. Un hombre vestido con un traje blanco, sentado en una silla que reposa en la arena, mira al horizonte. Esta semitumbado, ensimismado. ¿Que tendrá el horizonte que tanto llama, qué busca la mirada donde el cielo y el mar se encuentran? Detrás del hombre que contempla, una gran roca. Y en la espuma de las olas que juegan con el tiempo, y en el cielo que se divierte y está cómodo con tanta inmensidad y en el hombre que mira el horizonte, en la arena, en la piedra está la luz.

La luz de la infancia y de la madurez, la luz de días azules, una luz que hace que todo parezca estar estrenándose, una luz que al mirar permite ver surgir todas las cosas de ese lugar misterioso que las distingue de la nada, una luz dorada y limpia, una luz como la que brilló en las pupilas de Adán en el primer momento del primer día en el que abrió los ojos, una luz que hace todo más sencillo, una luz que te da contento y paz, una luz agradecida porque cada cosa esté en su sitio, una luz que hace el blanco- blanco, una luz esta de Sorolla que entendemos bien porque la hemos deseado siempre y la reconocemos con facilidad cuando aparece. La luz.