Las reseñas falsas o "fake reviews", una auténtica mafia en internet

1 de cada 3 españoles cambia su opinión al leer las reseñas de restaurantes o productos

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:13

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y con ellas horas y horas navegando por internet, buscando el hotel ideal que se ajuste a nuestras espectativas, el restaurante con una terraza bonita al que ir a tomarse una cerveza o el chiringuito en la playa donde disfrutar de un buen cocktaill. Posiblemente lo primero que mires sean las fotos del local o la carta de precios, pero nuestra curiosidad también nos hará fijarnos en el apartado de comentarios para conocer la experiencia de otros clientes, sin embargo muchas de las personas que han escrito esas valoraciones ni si quieran han estado en esos sitios.

Son las llamadas “fake reviews” o reseñas falsas y su presencia en la red son mayor de lo que imaginas. Existen incluso páginas para contratar servicios de publicación de opiniones. Esto afecta tanto a las expectativas del consumidor como a los negocios, muchos de hechos han visto cómo el trabajo de años ha sido tirado por tierra por opiniones negativas de internet.

Fue el caso de Soledad Álvarez, dueña del Restaurante Zamora, tras su paso por el programa “Pesadilla en la Cocina” los haters y críticas falsas en redes sociales destrozaron su vida. El presentador, Alberto Chicote, que supuestamente iba a ayudar a mejorar su negocio finalmente hizo más mal que bien. Para Soledad este episodio supuso ver como se echaba por la borda el trabajo de tres décadas. La clientela no disminuyó, pero iban por pura curiosidad y morbo. Las malas críticas y comentarios negativos le llegaban por todos lados, incluso veía valoraciones de gente que nunca había estado en su restaurante.

Ángel Almodóvar, sociólogo y divulgador gastronómico, indica que según un reciente estudio económico, la gastronomía en España supone el 30% del PIB español. Con tal cantidad de consumidores, páginas como TripAdvisor han encontrado un gran negocio, pero también suponen un gran fraude. Una empresa que atiborra con críticas negativas a los negocios que no les pagan, un auténtica mafia. Tal es el poco control que existe en dicha página que en 2017 un periodista británico posicionó su restaurante ficticio en la primera posición de todos los locales de Londres.

Guillermo Sagnier, socio de la consultoría germana Simon-Kucher nos alerta en su informe, donde se concluye que 1 de cada 3 personas cambia de opinión al ver las reseñas de internet y que, además, muchas de estas son falsas. La gente cada vez está más concienciada y se están implementando estrategias para evitar opiniones fraudolentas. Sagnier recomienda comprar en plataformas seguras y tratar de comprar marcas de confianza, de las que haya una experiencia previa y tratar de evitar los productos de aquellas que no se conocen.

Lo más