Boletín

Audio

La madre coraje que consiguió un carrito adaptado para su hija con discapacidad

 

Tiempo de lectura: 1Actualizado13:51

Hacer la compra puede parecer una tarea que, aunque sea tediosa, todos realizamos sin la menor dificultad, pero hay para quien puede ser una auténtica odisesa. Es el caso de Inmaculada Guerrero, madre de Mariquilla, una niña con discapacidad intelectual y física que vive en el Puerto de Santa María.

Cada mañana cuando hacen la compra, la niña de 10 años se distrae con los productos, trata de metérselos a la boca y se cansa enseguida, haciendo así de esta tarea una práctica casi imposible. Otros padres quizás hubiesen optado por dejar a sus hijos en casa y hacer la compra más rápido evitándose así el mal trago, sin embargo Inmaculada sabe bien que la universidad más grande que hay es la de la calle y que su hija tiene que aprender a realizar tareas cotidianas y a adaptarse a las circunsatancias.