Boletín

Queda el liberta el verdadero asesino de 'Viernes 13' después de 45 años

Asesinó a sangre fría a los hijos de un compañero de instituto

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:11

La historia que te vamos a contar ahora posiblemente haya pasado desapercibida, pero lo cierto es que fue un suceso que conmocionó a la sociedad de Reino Unido en 1973. Fue un triple asesinato llevado a cabo por un joven y que tuvo como víctimas a tres niños pequeños con los que guardaba una relación muy especial.

El asesino se llama David McGreavy, pero ha pasado a la historia como “El verdadero asesino de 'Viernes 13”. ¿Por qué?, Porque su crimen se produjo un viernes 13 de abril y fue mucho más cruel que cualquiera de los narrados en las películas.

David tenía 21 años y llevaba más de cuatro viviendo con la familia de Clive Ralph, un antiguo compañero de instituto. Era un buen chico, responsable y educado, pero tenía un serio problema con el alcohol que hacía que se volviese violento. Le habían dicho que tendría que dejar de beber, que si no lo hacía, dejaría de vivir con ellos. Y lo cierto es que lo estaba consiguiendo.

Dave había visto crecer a los tres niños de la casa. Se comportaba con ellos como si fuese su padre. Por eso, el matrimonio no dudaba a la hora de recurrir a él para que les cuidase si algún día tenían un compromiso. Pero ese viernes 13 de abril de 1973 fue diferente. Clive le pidió que se quedase con los niños mientras iba a recoger a su mujer a la salida del trabajo. David aceptó, pero esa tarde había estado tomando bastantes pintas de cerveza con un amigo en un pub cercano.

Cuando Clive dejó la casa para ir a por su mujer Samantha, la niña más pequeña, se puso a llorar. Y como David no era capaz de calmarla decidió estrangularla. Tenía solo ocho meses. Después, completamente fuera de sí, se acerco a Dawn, de dos años, y también lo asesinó. Y esa misma noche tampoco tuvo piedad de Paul, el mayor y con quien compartía habitación. Luego decidió mutilarlos y se deshizo de ellos.

Cuando el matrimonio llegó a casa se encontraron las paredes llenas de sangre, pero ni rastro de David y los niños. El asesino confesó el crimen un día después y la historia conmocionó a Reino Unido.

David fue condenado, al menos, a 20 años de cárcel, pero ha permanecido entre rejas hasta hace unas semanas. Ha quedado libre después de 45 años y ha abandonado la prisión con 67 porque los expertos aseguran que “ha cambiado notablemente”. La madre de los niños, Elsie, dice sentirse traicionada: “Me dijeron que nunca volvería a salir a la calle. Ha acabado con la vida de tres niños”.

Lo más