COPE

Bustos en 'La Linterna'

"En Podemos hay lobos desnudos sin piel de cordero"

Jorge Bustos en el estudio de COPE

Jorge Bustos en el estudio de COPE

cope.escope.es

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 17 mar 2017

Esta semana ha venido marcada por la muerte inesperada de Rita Barberá, así que todos los protagonistas de esta sección en 'La Linterna' de Colmenarejo tienen un papel en ese drama. EL BUENO: Rita BarberáVamos a empezar por el bueno. Que en realidad, como sospecharás, es la buena. Y se trata, naturalmente, de Rita Barberá.La muerte siempre es el momento más propicio al balance, y un juicio que se pretenda ecuánime a la figura de la exalcaldesa de Valencia debe reconocer que su larga ejecutoria arroja más luces que sombras. Nadie obtiene cinco mayorías, cuatro de ellas absolutas, robando a manos llenas, empobreciendo a la ciudad, enfrentando a los vecinos y desayunando niños crudos. Barberá hizo todo lo contrario durante cinco lustros, y por eso ganaba hasta en los barrios más pobres. Desde el saneamiento del alcantarillado de Valencia a la transformación de su puerto en el más estratégico del Mediterráneo, desde la atracción inversora al fomento del turismo, nadie que no esté severamente cegado por el sectarismo puede regatearle a Rita Barberá los éxitos de su gestión. Tampoco las colas que estos días se han formado para firmar en el libro de condolencias estaban instigadas a punta de pistola, sino que ha sido la gente (con mayúscula) la que libremente ha querido testimoniar a su alcaldesa un reconocimiento sincero y emocionado.Todo el debate póstumo sobre Rita Barberá adolece de una frustrante ausencia de matices complementarios. Porque es compatible señalar su protagonismo en la modernización de la política municipal del centro-derecha y atribuirle responsabilidad política en los diversos sumarios de corrupción que involucran al PP de Valencia. Es compatible afirmar que Valencia no ha tenido una alcaldesa más decisiva y observar que no supo apartarse a tiempo para protegerse y proteger a la sigla a la que había entregado su vida desde la misma fundación. Es compatible recordar que ha muerto siendo inocente, porque lo es mientras una sentencia no diga lo contrario, con reclamarle al PP mayor agilidad en la higiene de sus filas. Claro que si fuéramos sutiles, entonces no seríamos españoles.EL FEO: El Partido PopularEl fallecimiento de la que fuera su icono municipal ha originado un feo trauma en el seno del PP y ha motivado reacciones aún más feas. Hay hipocresía, hay sentimiento de culpa, hay remordimiento, hay mala conciencia, hay un intento absurdo por parte de Rafa Hernando de hacernos olvidar que él mismo se desentendió de Rita públicamente, hay otro intento aún más injusto de culpar a los jóvenes vicesecretarios de marcar distancias con la época más turbia del partido, que es exactamente la misión que se les encomendó. Todo lo que pasa en el PP, mientras el PP siga siendo la pirámide de poder que es, solo tiene un responsable último: Mariano Rajoy Brey. Y por eso entendemos muy bien su rostro descompuesto y su insistencia en personarse en el funeral a pesar de que la familia no quería políticos allí.Y desde el punto de vista humano lo comprendemos porque era una compañera y porque ha muerto sola en un hotel y en el Grupo Mixto. Pero peor sería que el PP ahora lavara un error, abandonarla hasta en lo personal, cometiendo uno mayor todavía: romper un pacto político que es bueno para el partido y para el país. Si el PP pretende ahora purgar su mala conciencia revisando el pacto anticorrupción con Ciudadanos lo único que conseguirá es destruir su credibilidad como socio, en una legislatura en minoría que necesita del acuerdo para durar y ser útil a los ciudadanos. EL MALO: Pablo IglesiasMira que yo deseo que el chico se reforme para poder asignarle un día el papel de bueno. Pero no me deja otra opción. Su decisión despótica de ordenar a todos sus diputados ausentarse del minuto de silencio en memoria de una parlamentaria difunta, cuyo cuerpo todavía estaba tibio a 300 metros del hemiciclo, constituye quizá el episodio más infecto, vergonzoso y destructivo de una trayectoria corta pero ya rica en infamias. Máxime cuando se quedaron de pie otros diputados tan de izquierdas como él pero mejor criados, o sencillamente más capaces de humanidad, como es el caso de Joan Baldoví o el mismísimo Rufián, que esta vez limpió de connotaciones su apellido.Alguien que ni siquiera ante un cadáver aún caliente es capaz de mostrar piedad, que no homenaje, inspira una mezcla de miedo y asco. Este muchacho no sabe privarse por un maldito minuto de su personaje de Robespierre justiciero e implacable en aras de la revolución de los puros, los de la paja en el ojo propio y la guillotina en cabeza ajena. Supongo que a esto se referían cuando anunciaban que venían a politizar el dolor. Lo único bueno de todo esto es que ya no engañan a nadie. Ya no son lobos con piel de corderos, sino lobos desnudos, lobos con piel de lobos. Como dice mi amigo Ignacio Peyró, si ésta es su piedad, cómo será su justicia.UNA BALA EN LA RECÁMARAUna bala salva nada más a propósito de la Operación Cruzcampo. Como sabes, la Operación Cruzcampo consiste en lograr que Susana Díaz guste de Despeñaperros arriba, al igual que los comerciales de Cruzcampo se esfuerzan para que la marca andaluza de zumo de cebada tenga la misma aceptación en el norte que en el sur. La mejor comercial de Susana Díaz no es otra que Susana Díaz, y anda en plena campaña de conquista del norte, avalando primero el acuerdo de Idoia Mendia con el PNV y reuniéndose después con el danzarín Iceta. Esperemos que la gira de Díaz, a mayor gloria de su candidatura, no resulte incompatible con el loable propósito de devolver al PSOE la E de Español.Escucha a El bueno, El feo y El malo de Jorge Bustos, en La Linterna

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar