Boletín

Jon Uriarte: ''Hablamos del pelo de los políticos''

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:25

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas. Porque todo, hasta lo más serio, tiene su versión alternativa y, por qué no, surrealista. Sobre todo cuando la LINTERNA alumbra la actualidad y es Uriarte quien se encarga de seguir el haz de luz. Bueno, todo esto ha quedado muy bonito pero en realidad hace lo que le da la gana.

Lo prometido es deuda. Decíamos ayer que la creciente posibilidad de que Boris Johnson, ex alcalde de Londres sea el sustituo de Theresa May. Nos hace pensar que los políticos con pelos raros están de moda. Johnson es como Trump, pero despeinado. Es como si Donald Trump se acabase de levantar, asique hoy el tema es: pelos y políticas. ¿Qué relación tienen?

Lo primero que tenemos que analizar es si Donald Trump y su pelo causan tanto debate, empezando por el peinado. Tiene pinta de llevar más laca que una fiesta de chica en los 80. Acercas una llama y quemas a medio América.

La teoría de que el pelo raro está de moda en la política nos lo confirma Bruselas. No nos referimos al Parlamento Europeo, sino a un tipo que tiene por allí que luce un pelo clavadito al de Harry Potter, pero sin brillo. Ese pelo que llega hasta los ojos o también llamado pelo fregona. Luego está el que se lo deja largo y luego no sabe como peinarse. En este caso es mejor ser progresista y reformista y hacerse una coleta unisex.

Esto de los políticos con pelo raro viene de viejo. Recordemos la habilidad de peinarse de Anasagasti. Tapar la calva con los tres pelos es complicado. Nos preguntamos cuando se empieza hacer algo así.

Luego está el que tiene el pelo a lo Geyperman. Ahí no metes el peine ni de broma, por ejemplo Maduro. Quizá por ello se permite el lujo de dar consejos sobre utilizar el secador. ¿Y qué decir de los calvos?, ¿No tienen derecho de entrar en política? Los hay tanto de derechas como de izquierdas y si no mira a Luis de Guindos.