COPE

Expósito, sobre los pitidos a Marlaska: "¿Esperaba que las familias de los guardias civiles le aplaudieran?"

El director de 'La Linterna' repasa la actualidad del día

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 21:13

Audio

Arrancamos semana con el volcán de La Palma echando lava sin descanso, expandiendo el interior de la tierra hacia el mar, y con las miles de personas desalojadas que ya empiezan a sentir de verdad su desastre más allá del susto del primer impacto.

En clave política, arrancamos semana con una serie de imágenes y sucedidos cuanto menos surrealistas: los cuernos de don Friolera, aquella obra de Valle Inclán se quedan cortos comparados con el esperpento de la actualidad española.

Primero. Puigdemont ante la Justicia de Sassari, en Cerdeña. Tú ponte en el lugar de la juez. Ha debido pensar: "¿Me voy a meter yo en este lío, cuando el Abogado del Estado español está del lado del acusado o cuando el propio Gobierno de España indulta a los subordinados de Puigdemont?". A nuestro Gobierno le viene de perlas que Puigdemont siga de vacaciones perpetuas porque así deja en paz a los auténticos socios que son Esquerra Republicana. Así Puigdemont deja en paz a Rufián, a Junqueras, a Pere Aragonès. Al Gobierno de España, el Tribunal Supremo se la repampinfla, que no sé lo que quiere decir técnicamente, pero y me lo imagino. Y ese es el verdadero problema: la política partidaria y la política personal de Su Sanchidad va en loor de 'Su Persona'. La ley, aunque sea el Tribunal Supremo, es lo de menos.

Segundo. El caso Ghali. La ministra González Laya ante el juez Zaragoza y todos pendientes de si se comía ella sola el marrón haciendo un barrio nuevo o si juega por elevación. Bueno, ha dicho que la ley de secretos oficiales le impide decir quién más sabía de la cosa. Un par de apuntes: la Audiencia Nacional ordenó reabrir la causa por genocidio, asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones contra Brahim Ghali. Hoy mismo, Pedraz lo ha vuelto a archivar y dice que ya ha prescrito. Otra, otra bajo la excusa de expulsar a las acusaciones particulares del proceso, la Abogacía del Estado, pretende que no informemos los periodistas y como no pueden callarnos la boca, por ahora, intentan ahogar a las fuentes, tal y como ha solicitado al juez y argumenta la letrada, que se están produciendo "continúas filtraciones a la prensa de manera parcial y tergiversar". Venga, a ver si vienen directamente a silenciarnos por lo menos a mí. Yo lo estoy deseando.

Puigdemont, caso Ghali y un par de escenas más que me han llamado la atención de este fin de semana y que no me parecen meras anécdotas.

La primera. La patética imagen de las manifestaciones en conmemoración del referéndum del 1 de octubre de hace 4 años. Cuatro gatos con esteladas que no deberían hacernos olvidar, eso sí, que el procés continúa a su trantrán con la complicidad del Gobierno de España, pero continúa. Fueron cuatro gatos, pero que los árboles no nos impidan ver el bosque.

Y cuarto. Último pasaje de este surrealismo nacional, la imagen de Marlaska. Eso sí que fue patético. Los pitidos a Marlaska no fuera una anécdota. El ministro del Interior intento presidir un anticipo del día del Pilar en Córdoba y recibir una pitada brutal, imposible de disimular. ETA mató a más de 200 guardias civiles y ese ministro, el silbado en esa pintada brutal, premia cada semana a esos mismos asesinos acercándolos a casa. ¿Qué esperaba Marlaska? ¿Que las familias de esos guardias civiles allí formados le aplaudieran?

Ah, y mi posdata. Sánchez, el pasado viernes en el foro La Toja. Menudo pedazo conejo de la chistera se sacó aquí el amigo. Bueno, van a tener aquí trabajo. Mira, Armengol, la presidenta de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, obliga a quitar los carteles en castellano de hospitales y centros de salud en Baleares. Operarios arrasaron el viernes con información sanitaria de interés general para los pacientes en español. El IB Salut ha ordenado que se revisen semanalmente los carteles y se envíen al servicio de planificación lingüística. Ya lo decía Forges.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar