Zelaya, sobre la caravana de hondureños que va a EE.UU: "Salen del país por el hambre y el crimen"

El expresidente de Honduras niega estar detrás de la marcha de 7.000 personas hacia la frontera de México con EE.UU.

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:15

El 12 de octubre, una caravana formada por cerca de 150 hondureños partió de San Pedro Sula con dirección a Estados Unidos. Tres días después, al llegar a la frontera con Guatemala, ya eran casi 2,000 personas. Al llegar a México, la caravana ya la conforman 7.000 inmigrantes. Todos ellos huyen de la violencia de las pandillas, la pobreza y de la falta de empleo. Su objetivo es entrar en Estados Unidos, pero Trump ya ha advertido de que lo impedirá desplegando al Ejército. "Es un grupo de personas peligrosas", dijo el presidente norteamericano.

México ha ofrecido a los inmigrantes asilo y trabajo, y muchos de ellos han aceptado la oferta. Otros, sin embargo, quieren seguir caminando hacia el norte para cruzar la frontera y, en muchos casos, reencontrarse con sus familias en EE.UU. 

Pero, ¿cómo surgió la caravana? El gobierno de Honduras, liderado por Juan Orlando Hernández, dice que fue convocada con falsas promesas por la oposición de su país para provocar un caos. Y señalan con el dedo a Manuel Zelaya, expresidente derrocado a través de un golpe de Estado en 2009. En una entrevista en 'Herrera en COPE', Zelaya ha negado estar favoreciendo la salida de hondureños del país. En su opinión, "se van solos porque no aguantan el hambre, la represión y el crimen que afecta a la gran mayoría de la población".

Según Zelaya, el gobierno de Orlando "es un fracaso". "Honduras funciona como una provincia de EE.UU. vergonzosamente". El expresidente entiende que EE.UU. deba proteger sus fronteras, pero también cree que hay una gran hipocresía en los discursos de Trump y Orlando. "El gobierno de Honduras está en contra de la inmigración. Pero los mayores ingresos que recibe son de los inmigrantes, a través de las remesas que envían. Son casi iguales que las exportaciones. Mientras, en EE.UU. ya viven un millón de hondureños. Los empresarios norteamericanos los contratan y muchas veces los llevan al país porque les conviene pagarles con bajos salarios". 

Zelaya ha recordado que ninguna persona quiere dejar su patria y que la inmigración es un "drama humano" que hay que verla "desde el punto de vista de los derechos universales de huir buscando una esperanza". 

Sobre su futuro, el expresidente asegura que seguirá luchando por el desarrollo de su país. "Yo soy un político en defensa de los derechos de libertades y justicia que faltan en Honduras", ha sentenciado. 

Lo más