Ourense en vilo por el fuego

"A 20 días de la vendimia, ya no hay nada que vendimiar"

Imagen de las llamas del incendio forestal en la localidad orensana de Entrimo, uno de los incendios que siguen activos en la provincia gallega. EFE

Imagen de las llamas del incendio forestal en la localidad orensana de Entrimo, uno de los incendios que siguen activos en la provincia gallega. EFE

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:31

La alcaldesa de Oímbra asegura en 'Herrera en COPE' que las primeras investigaciones apuntan a que el incendio ha sido provocado

Ana María Villarino, alcaldesa de Oímbra, localidad donde se encuentra uno de los grandes fuegos que ya han arrasado cerca de cuatro mil hectáreas en la provincia de Ourense ha dejado claro en 'Herrera en COPE': que el fuego ha sido “provocado por la mano del hombre. “Ha sido voluntario. Se inció en un garaje que estaba limpio, sin acceso a la carretera, había 40 grados y un viento horroroso, las condiciones óptimas para que se propagara con esa virulencia. La persona que lo hizo era consciente del daño que podía causar”.

La alcaldesa además ha asegurado que los daños son incalculables. “Hay zonas donde a 20 días vista de la vendimia, no hay nada que vendimiar. Donde no las ha quemado el fuego las ha arrasado el humo. Vivimos del sector primario y ahora que teníamos una buena cosecha es muy triste ver que en menos de 24 horas todo el trabajo se ha perdido”, lamenta.

Y es que la provincia de Ourense ha vuelto a ser pasto de las llamas, en unos días negros, con incendios forestales sin control que han cercado casas, provocado desalojos y afectado a zonas de alto valor ecológico, y cuya extinción es complicada por las elevadas temperaturas, inusuales, y por un viento muy cambiante.

Los dos grandes fuegos registrados en Oímbra y Muíños, unidos a otros nuevos, han arrasado cerca de cuatro mil hectáreas, y en Monterrei se mantiene la declaración de "situación dos" por la cercanía de las llamas a las viviendas.

El resultado es una imagen desoladora, con zonas completamente teñidas del tizón de la ceniza y con una humareda que puede verse desde numerosas localidades próximas y también al pasar por la vertebradora autovía A-52.

La difícil situación que se vive ha puesto en vilo a los habitantes de la provincia, congregados desde la pasada noche en la calle al ver cómo el fuego se aproximaba, por momentos, a sus hogares, tal y como fue el caso de Requiás (Muíños) y de cuatro pueblos del Ayuntamiento de Oímbra, donde las llamas avanzaron sin control.

"Ahora ya lo van apagando, pero la situación estuvo complicadísima", contaba una ecina de As Chás (en Oímbra).

Ya en la provincia de Lugo, sigue activo desde las 8:34 horas de hoy el fuego de A Fonsagrada, en la parroquia de Paradavella, que ha quemado más de 80 hectáreas de monte arbolado.

En el lugar trabajan un técnico, tres agentes, 18 brigadas, 12 motobombas, dos palas, seis helicópteros y tres aviones.


"A 20 días de la vendimia, ya no hay nada que vendimiar"

Lo más