COPE

El BCE avisa de las consecuencias que tendrá para la economía la paridad euro-dólar: "El gas y el combustible"

Durante años el euro ha sido una moneda más fuerte que el dólar, algo que está comenzando a cambiar y que puede desencadenar consecuencias económicas

ctv-chu-hd-wallpaper-gef853f7a7 1280

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:17

La preocupante situación económica que vive la UE, atenazada por la inflación y la guerra en Ucrania, ha provocado que el euro se sitúe en su valor mínimo frente al dólar en los últimos 20 años. A 6 de julio, 1 euro equivale a 1,02 dólares, un nivel que no se veía desde los comienzos de la moneda única.

Este hecho tiene consecuencias importantes para la economía europea y española, tal y como ha explicado en Herrera en COPE el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos: “Un euro depreciado incrementa los costes de la energía, pero también ayuda a las exportaciones. El contexto es muy muy complicado y hay que sumar las incertidumbres de la guerra. En Alemania están mirando el suministro de gas que llega de Rusia, porque un corte puede llevar a una recesión en Alemania y arrastrar al resto de la zona euro”.

Esta paridad euro-dólar tiene, por tanto, consecuencias negativas y positivas. Por un lado, al perder fuerza nuestra moneda, resulta más complicado comprar productos como el petróleo y el gas, que importamos de países ajenos a la Unión Europea. Está circunstancia hará que la gasolina y la electricidad, que ya de por sí están en precios históricos, sigan subiendo en las próximas semanas y meses.

Por otro lado, la bajada del valor del euro tiene una consecuencia positiva, y es que los productos que se fabriquen en la Unión Europea serán más baratos en el exterior y, por lo tanto, más fáciles de vender en los mercados británico, estadounidense y asiático, lo que debería propiciar un aumento de las exportaciones y por tanto un crecimiento económico.

Está por ver si las consecuencias positivas superan a las negativas o si, por el contrario, la caída del euro impulsa aún más la peligrosa inflación. Por lo pronto, reducir la inflación es el objetivo número 1 del BCE: “La política monetaria debe buscar la estabilidad de precios, que es una inflación cercana al 2%. Hemos tenido dos años de pandemia en los que prácticamente había barra libre en política fiscal. Y ahora es importante establecer planes de estabilidad presupuestaria. Eso sin duda, más pronto que tarde va a llegar. Ni la Comisión Europea ni nosotros miramos el signo de los gobiernos. Creo que la Comisión se va a fijar en la estabilidad de los presupuestos y eso va a ser muy distinto a lo que sucedió en 2020, 2021 y 2022”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar