El alcalde de Llutxent: "Se me saltan las lágrimas al ver el paisaje que se ha quedado"

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 15:00

El incendio forestal declarado el pasado lunes en Llutxent (Valencia) ya ha arrasado cerca de 2.600 hectáreas y ha afectado a una veintena de casas de la Marchuquera, en el término de Gandía, tras una noche en la que las llamas avanzaron ayudadas por vientos de hasta 70 kilómetros por hora. Aunque el incendio se ha estabilizado, las fuertes rachas de viento que se esperan a partir de las 11 amenazan con volver a compicar la situación y acercar de nuevo el fuego a municipios como Gandía. Multitud de efectivos trabajan para evitarlo y conseguir apaciguar el epicentro del incendio para evitar que pueda afectar a la población.

El alcalde de Llutxent ha confirmado en Herrera en COPE que aunque el incendio, que desde este domingo afecta al municipio “sigue activo y estaba descontralo estos días, el día ha amanecido más tranquilo”. El incendio ha arrasado ya más de 1500 hectáreas y provocado que sean desalojadas 2500 personas.

Pep Estornell ha agradecido al gran equipo de profesionales aéreos y militares que se han trasladado a la zona por su “trabajo y dedicación de estos días”. Declara que “hay muchísima gente colaborando y ofreciéndose para ayudar”. Reconoce que “nos preocupa que se produzca un cambio en el viento y que se pueda reactivar algún frente peligroso".

La extensión del fuego hasta la zona de Gandia es preocupante pero indica que “se han establecido controles para que no se sobrepasen algunos caminos”. El alcalde de Llutxent ha contado que el paisaje que han dejado las llamas “es muy triste y desolador. Se me saltan las lágrimas al ver que lo que antes era el pulmón de la comarca ahora es todo sea gris”

Lo más