COPE

Luis del Val, a los padres que donan los órganos de su hijo muerto: "Gracias por esa lección de amor"

Asegura el profesor "que nadie está preparado para perder a un hijo", es "como si la lluvia surgiera de la tierra y la fuerza de la gravedad estuviera en las nubes"

Audio

Luis del Val

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:31

Luis del Val pone el foco de la imagen del día de "Herrera en COPE" en los padres que pierden a un hijo y donan sus órganos:

Audio



[ESCUCHA AQUÍ LA IMAGEN DEL DÍA DE LUIS DEL VAL EN "HERRERA EN COPE"]

"Me imagino, Carlos, que alguna vez has recordado a tus hijos cuando tenían ocho años. Yo lo he hecho esta mañana, después de leer el reportaje de Pedro Simón, en El Mundo, y he visto a un niño rubio, competitivo, y a una niña de ojos grandes, que pretendía entender todo lo que veían esos ojos. Hoy, ya me han dado cinco nietas, pero he sentido un pellizco tembloroso, al saber que la madre de Gorka está en una silla de ruedas, tras un accidente en el que su hijo de ocho años perdió la vida, y ella y su marido donaron sus órganos para que otros niños recuperen la vida que ellos perdieron.

Nadie está preparado para enterrar a un hijo. Es como si la lluvia surgiera de la tierra y la fuerza de la gravedad estuviera en las nubes; es como si los árboles hablaran y nosotros fuéramos mudos; es como si el suelo que pisamos fuera blando como el agua, y el mar duro como la roca. Y, en esas terribles circunstancias, en esos momentos donde se mezclan el desgarro y hasta un punto de desesperación, el padre de Gorka se tuvo que enfrentar a informar a su esposa de que su hijo ya no estaba con ellos y, a la vez, la posibilidad de que pudiera vivir en otros niños si donaban sus órganos.

Después de leer y ojear media docena de periódicos esta mañana, es la noticia que más me ha afectado, y la que me ha traído el recuerdo de mis hijos, y la que me parece más interesante, porque en medio de tanta mediocridad, de tanto egoísmo, de tanta cínica avaricia de poder, del terrible dolor de unos padres surge algo de claridad y de esperanza, un motivo para volver a tener fe en una sociedad que, enocasiones, parece tan sobrada de ambiciones y mezquindades que sientes renuencia hasta de salir a la calle.

Gracias, Sheila, por muchas cosas: porque nos has recordado la inmensa suerte que tenemos de no haber pasado por el trance de perder un hijo; por esa lecciónde amor hacia los demás envuelta en tus lágrimas; y por esa frase que has dicho, y que a mí me ha provocado una intensa emoción: “Hay por ahí un niño que ríe y juega gracias a mi hijo”.

Sí, Sheila, gracias a tu hijo Gorka, que también ríe y se mece en los columpios del cielo".

También te interesa

Luis del Val: "Garzón va a acudir al Consejo de Ministros y se sentará como si no pasara nada"

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2