COPE

Audio

Mikel Ayestarán, desde Kabul: "Hay 800 colaboradores españoles aterrados esperando una llamada que no llega"

Tiempo de lectura: 4Actualizado 13:20

Mikel Ayestarán, corresponsal de la Cadena COPE y uno de los pocos periodistas occidentales que han podido entrar en Afganistán y llegar hasta Kabul, después de la retirada de Estados Unidos y de la vuelta al poder de los talibanes.

Mikel ha conseguido, no sin algunas dificultades, llegar a la capital afgana, “cuando sales de un país como Paquistán militarmente protegido, dejas ese puesto fronterizo en el que funcionan las cosas con el standar de cualquier país de la región, te sellan tu pasaporte, te dan incluso unas gotas de vacuna para la polio y llegas al otro lado donde te está esperando un miliciano con una K47 al hombro que te coge el pasaporte y apunta tu nombre de aquella manera en una hoja de papel y te dice: bienvenido al emirato, tu seguridad es para nosotros prioritaria" relata el periodista en "Herrera en COPE".

"Te acompaña a una antigua base del Ejército afgano abandonada con los retratos del expresidente anterior tirados por el suelo y reventados a patadas y empiezan a revisar tu maleta, a ver tu pasaporte, no eran capaces de colocar a España en el mapa y cuando vieron que tenía la acreditación del emirato todo fueron facilidades para llegar a Kabul" continúa el corresponsal de COPE.

Para llegar a Kabul, Mikel ha atravesado 230 kilómetros de zona rural, “es la provincia de Kandahar que para los reporteros que cubrimos Afganistán desde hace 20 años es simbólico porque aquí fue la emboscada en la asesinaron a cuatro compañeros, entre ellos Julio Fuentes de El Mundo. Una provincia en la que siempre ha estado presente el estado talibán, ahora tiene mucha presencia del grupo yihadista Estado Islámico, pero tienes la sensación de seguridad en las carreteras porque los que eran la amenaza en las carreteras eran los talibanes y ahora están en el poder y esa amenaza ha desaparecido. Y la sensación en esta zona es que no ha habido ningún cambio porque el emirato gobernaba en la sombra, ahora ha salido a la luz".

Sin embargo el Kabul que se ha encontrado Mikel Ayestarán es muy distinto al que tenía en sus recuerdos, “llevaba diez años sin viajar a Kabul y el cambio es enorme, esta ciudad ha crecido, hay muchos más centros comerciales, tiendas, restaurantes, el parque móvil se ha modernizado de manera importante y para mí lo más llamativo es que este cambio de régimen se ha producido sin prácticamente pegar un solo tiro por el Ejército nacional afgano, lo que supone que no hay destrucción, estamos en un cambio de era y por primera vez no ha habido una guerra abierta entre los diferentes contendientes disputándose el poder y eso es importante para la población civil porque poco a poco se está recuperando la normalidad. Todos los negocios están abiertos, salvo los bancos que eso supone un problema porque solo disponen de 200 dólares a la semanas y eso es un gran problema. La vida más o menos de una aparente normalidad, los talibanes patrullan las calles de manera constante lo que da cierta seguridad ciudadana ante robos, saqueos, pero tienen esa sensación de miedo. Pero esto es Kabul, Kabul es una ciudad cosmopolita para el estandar afgano con gente de todas las diferentes etnias, hay que tener en cuenta que los talibanes son en su mayoría de la etnia pastún y que el gobierno que van a presentar mañana 11S, no es casualidad que hayan elegido esa fecha, es un gobierno enteramente pastún y formado por el ala más dura del movimiento y esa desconfianza se percibe, pero no tienen otro remedio que acostumbrarse a vivir bajo los talibanes”.

Las protestas contra el nuevo gobierno se han podido ver hasta hace unos días en las que participaban muchas mujeres, ¿ las vamos a ver más? “Desde ayer esas protestas han sido declaradas ilegales por el ministro del Interior talibán que está en la lista negra de Estados Unidos y sobre el que se ofrece 5 millones de dólares. Realmente son las mujeres las que lideran este movimiento porque son las más vulnerables y son las que tienen más que perder, pero creo que, al menos en Kabul, van a seguir pese a la prohibición”.

Sobre la salida decolaboradores españoles que aún siguen en Afganistán, más de 800 personas, esperando poder salir con destino a España, “están esperando una llamada salvadora que no se produce, llevan semanas sin recibir notificación alguna por parte de España y están atemorizados y desesperados. Muchos vienen del oeste del país donde estaba el Ejército español, no pudieron ser evacuados en la caótica evacuación que lideró Estados Unidos y la situación que tienen por delante es muy complicada. Tienen mucho miedo, no salen de casa a la espera de un mensaje de alguien que les pueda sacar”.

En cuanto a poder realizar su trabajo los periodistas, Mikel asegura que los problemas surgen cuando quieres cubrir, por ejemplo, manifestaciones, protestas, "con autorización del emirato se puede trabajar e incluso viajar, las carreteras están seguras. El problemas es cuando quieres cubrir las protestas que como están declaradas ilegales es que quieres cubrir una protesta ilegal, estás haciendo una actividad ilegal. Hemos visto a compañeros que les ha quitado el material y les han zurrado a base de bien y les han borrado las imágines y les han amenazado". Y añade que "los verdaderos valientes son los periodistas afganos que son los que se van a quedar y los que van a contar como es el día a día" cuando el foco de todo el mundo, ahora puesto en Afganistán, deje de estar encendido.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 3

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar
Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE