También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EXTRA VOYAG3R REGRESO AL FUTURO EN MEDIO SIGLO

Luis Ruiz de Gopegui: “Hay que volver a La Luna pero con la tecnología del siglo XXI”

El tamaño importa. Tenerlo en cuenta en unidades astronómicas va bien para curarnos de humildad galáctica. Somos completamente insignificantes en el universo y lo reitera quien más sabe en España sobre la aventura al centro de la curiosidad espacial, el físico e ingeniero Luis Ruiz de Gopegui.

 
  • Isabel Lobo

Tags

Luis Ruiz de Gopegui fue el director del centro espacial de Fresnedillas (Madrid). Era el máximo responsable de que la señal del momento en que la nave se posaba sobre la superficie lunar llegara a las instalaciones de la NASA. Antes de presenciar el hito histórico de la llegada a La Luna, ya fantaseaba de niño desde el pupitre con los misterios del espacio y hacía sus propios planes de vuelo con la mano izquierda. Es zurdo, lo ha sido siempre y, curioso como el que más, sigue reformulándose preguntas y buscando respuestas a sus 88 años. 

La vida de Luis nunca ha transcurrido según lo previsto. Estudió físicas, empezó a trabajar en el en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas

CSIC cuando en el colegio ya le habían advertido de que las ciencias no iban a ninguna parte. A los 25 años consiguió una beca para continuar estudiando en California. Viajó al futuro de las posibilidades y recursos para la investigación y regresó al pasado cuando acabó esa beca y tuvo que volver a España. Entonces, como en casi todas las buenas historias, vio un anuncio en el periódico: La NASA necesita personal. Ni se lo pensó.

Ahora su nombre lidera la lista de nombres que han hecho historia en la carrera espacial y todavía está a tiempo renovar la ilusión y presenciar de nuevo los avances de lo que ellos iniciaron.

Es un privilegio que Luis Ruiz de Gopegui haya participado en una conexión con ILO, para quedar registrado en la memoria espacial de la humanidad que se está construyendo en COPE a través de ‘VOYAG3R’. ILO es la inteligencia artificial integrada en la sonda radiofónica VOYAG3R, que da nombre al programa ‘VOYAG3R’, original de Javier Sierra e Isabel Lobo. Un programa donde todo lo que se cuenta es real, pero el escenario da un paso al futuro en la exploración espacial.

En la instrucción de una hipotética memoria espacial de la humanidad como la de ‘VOYAG3R’ era imprescindible contar con los que estuvieron el día exacto y a la hora concreta en la que todo cambió. Así que adelante, ahora formas parte la historia y después de oír y leer a Luis Ruiz de Gopegui sentirás que formas parte de algo más grande que este planeta, que eres un ser humano del Universo.

Conocer a Luis Ruiz de Gopegui es comenzar un camino acompañado al que se van sumando preguntas y más preguntas. Algunas se resuelven sobre la marcha otras siguen sin respuesta y en los descansos da tiempo a visitar cada rincón de su casa donde tiene expuestos recuerdos que, para el común de los mortales, son piezas de museo y réplicas de la historia de las misiones espaciales. Así, la pregunta que más tiempo nos ocupó fue esta: ¿Qué nos queda por descubrir? ¿Habrá un mundo mejor que este en el que vivimos…?

“Los otros mundos por descubrir no están aquí. Hay que volver a la Luna con lo que hoy sabemos, pero el avance real está en la exploración fuera de nuestro Sistema Solar”

La tecnología ha avanzado mucho en los últimos 50 años. Solo por tener en cuenta un dato, entre los recuerdos de Luis Ruiz de Gopegui se encuentra el de las instrucciones que recibían durante el viaje a la Luna. Se les dijo que la probabilidad de falloen la misión a la Luna era del 3%, después los propios astronautas les dijeron que, en realidad, la probabilidad de fallo total rondaba el 50%.

Hay que tener en cuenta que la NASA eligió a España para instalar una antena entre Fresnedillas y Navalagamella, en Madrid, que fuera capaz de transmitir los datos que se recibían del Apolo XI hasta Houston. En primera línea de esta base espacial estuvo Luis Ruiz de Gopegui, físico e ingeniero del Programa Apollo que ya se estaba labrando un buen futuro por su eficacia y excelencia. Él y su equipo estuvieron a la altura del acontecimiento histórico, a la altura ida y vuelta.

Casi medio siglo después, Luis Ruiz de Gopegui refuerza en esta entrevista el significado histórico del viaje a la Luna:

“Fue el apoyo incondicional a la era espacial, que comenzó con un cuestionamiento de forma acerca de si serviría para algo o no ir a la Luna y que se materializó con la huella de Armstrong en la superficie lunar. Herederos somos de aquel gran paso para la humanidad y de las mejoras que se han ido introduciendo en la vida terrenal como los satélites, el GPS, la televisión global, y otras muchas aplicaciones”.

Absténgase de seguir leyendo los que piensan que el viaje a La Luna fue un montaje o una ficción emitida por la televisión. Luis Ruiz de Gopegui les tachará de cuentistas y les invitará a preguntar a todos los radiotelescopios mundiales que ese día apuntaban a la Luna y vieron lo que allí sucedió. No se abstengan, preparen los pantallazos de sus smartphones, y toda la artillería pesada de GIF y memes en sus redes sociales, pues es probable que si se cumple un regreso a la Luna, como predice Luis Ruiz de Gopegui, entonces con un solo clic habremos abierto puente aéreo vía Wifi con la nueva era de la carrera espacial.

“Estos radiotelescopios veían eléctricamente cómo la nave llegaba a la Luna, como se posaba en la superficie, la transmisión desde la superficie de la Luna. Era imposible engañar a la humanidad en su totalidad”.

Las Voyager 1 y Voyager 2, un valioso avance en la investigación espacial

Luis Ruiz de Gopegui se entusiasmó al conocer la idea de crear en la ficción radiofónica una nueva sonda Voyager, la ‘VOYAG3R’, en la que incluyéramos lo mejor de nuestra tecnología y manteniendo un mensaje de reconocimiento a todos los profesionales y equipo humano que han permitido el avance y la investigación.

Sobre las sondas voyager tiene mucho que contar, al igual que describe el ambiente que generó en la NASA la idea de enviar un mensaje en la botella al universo donde dejábamos claro que los humanos existimos y las coordenadas para encontrarnos. El conocido disco de oro o la placa pioneer 10, fueron objeto de discusión y falta de consenso pero aún así sigue siendo la idea más romántica y trascendental que la humanidad ha proyectado hacia el espacio.

“El programa de las ondas Viajero 1 y Viajero 2 que han investigado Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno y han proporcionado información valiosísima a los científicos, a día de hoy todavía nos pueden sorprender. Si enviáramos una tercera nave deberíamos pensar muy bien qué mensaje transmitir” 

En cuanto a la inversión en investigación, el físico e ingeniero se mantiene firme y deja con pocos argumentos de reacción a quienes no entienden la inversión en misiones al espacio.

“Para que nos hagamos una idea, la misión de las Voyager que ha durado 20 años ha costado lo mismo que gasta el Departamento de Defensa de EEUU en 10 horas. Entonces pregunto ¿Sabemos realmente para qué delegamos nuestro dinero? Los beneficios de cada misión espacial son incalculables a mucho niveles"

Fresnedillas, testigo del Programa Apollo

En Fresnedillas se vivieron todos los Apollo, incluido el tenso Apollo 13 que también recuerda Luis Ruiz de Gopegui como uno de los momentos más difíciles de su trayectoria. Cuando hablamos de las cosas del espacio perdemos empatía, sin embargo, las vivencias de Luis permiten hacernos una reflexión:

“Para mi los astronautas no eran los de los trajes y el casco, eran amigos, y para todo el equipo parte de la familia. No era cuestión de una misión, nuestra preocupación era no perder la vida de seres queridos en cuestión de segundos”. 

La NASA necesitaba una base en Europa y, la Sierra de Madrid tenía lo que buscabam: estaba alejada de zonas de contaminación radioeléctrica, su localización permitía el acceso a un aeropuerto internacional y había extensión suficiente para situar las antenas y protegerlas de interferencias con las montañas que rodeaban la zona. Hasta la geografía se puso de nuestra parte. Con este currículo, en Fresnedillas se construyó la estación desde la que se realizaría el seguimiento de la misión Apollo.

Las primeras imágenes que llegaron y el sonido desde La Luna en Tierra, se recibieron desde la estación de Fresnedillas. Madrid se convirtió en la capital espacial por unas horas durante el día más importante de la aventura por el espacio hacia nuestro satélite.

Tras 42 años de servicio, la antena de Fresnedillas dejó de ser operativa en 2008. Se clausuró definitivamente el 1 de marzo de 1985. En 1984, la antena de 26 metros y el equipo asociado, fueron transferidos al Madrid Deep Space Communications Complex, ya en Robledo de Chavela. 

Regreso al futuro en medio siglo y en la puerta de casa

Cuando Luis Ruiz de Gopegui empezó a trabajar para la NASA, él junto a otros españoles eran los verdaderos extraterrestres. Todavía vecinos, familia y la gente en general no entendían ni la mitad de lo que se estaba haciendo ni a lo que se dedicaban. Pero cuando esos mismos escépticos, curiosos pero incrédulos, conocieron que ‘los de Fresnedillas y Robledo de Chavela’ no eran unos locos sino que habían llevado a los humanos a La Luna, entonces ahí comenzó a fraguarse la épica que les ha acompañado después.

Ese bamboleo temporal que vivieron los primeros lo resume Luis Ruiz de Gopegui en pocas palabras:

“Cuando llegaba a mi despacho de NASA entraba en el futuro, cuando salía, parecía como si hubiesen pasado miles de años luz. Confiando y trabajando conseguimos acortar esa percepción temporal”

FICHA TÉCNICA 

Luis Ruiz de Gopegui

NOMBRE: Luis Ruíz de Gopegui

ORIGEN: Madrid. Planeta Tierra.

MISIÓN: Ex- director de la estación de seguimiento de Fresnedillas, de la red de la NASA, en España. Y ex-director de los programas y actividades de la NASA en España.

DETALLE: Doctor. Licenciado en Ciencias Físicas. Máster en Ingeniería Electrónica por la Universidad de Stanford en California. Trabajó durante trece años en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1966 ingresó en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) e inmediatamente comenzó a trabajar con la NASA en sus instalaciones de España. Ha sido miembro del jurado de los premios Príncipe de Asturias de cooperación internacional.

DESTACADO: Vivió desde su puesto el desarrollo del programa Apolo, incluyendo la llegada del Hombre a la Luna y la odisea del Apolo-13.

AUTOR: 'Hombres en el espacio, pasado, presente y futuro'; 'Viajando con las palabras alrededor del Universo', 'Regreso a la Luna'.

LEMA: Podemos decir que conocemos muchísimo más de lo que conocíamos

PREDICCIÓN: La exploración espacial humana, nos dice que parece evidente que volveremos a la Luna con naves tripuladas.

ACTUALIDAD: Jubilado. Con tiempo para seguir de cerca los avances de la ciencia en la Tierra y el Espacio.

Lo más visto

  • La Estructura no se ha encontrado