También en directo
Ahora en vídeo

Vivir

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SALUD NUTRICIÓN (Previsión)

Los hombres jóvenes se meten cada vez más en la cocina

Madrid, 1 mar (EFE).- Las mujeres en general siguen siendo las que se encargan de las tareas domésticas relacionadas con la comida, es decir de la compra y preparación de los alimentos, pero en el tramo de edad de 18 a 30 años estos "deberes" se están repartiendo casi por igual entre ellas y ellos.,Estas son algunas de las conclusiones de la segunda edición del informe "Alimentación, Sociedad y Decisión Alimentaria en la España del siglo XXI", elaborado a partir de más de 2.000 entrevistas por l

  • Agencia EFE

Las mujeres en general siguen siendo las que se encargan de las tareas domésticas relacionadas con la comida, es decir de la compra y preparación de los alimentos, pero en el tramo de edad de 18 a 30 años estos "deberes" se están repartiendo casi por igual entre ellas y ellos.

Estas son algunas de las conclusiones de la segunda edición del informe "Alimentación, Sociedad y Decisión Alimentaria en la España del siglo XXI", elaborado a partir de más de 2.000 entrevistas por la Fundación Mapfre y la Universidad San Pablo de Madrid.

Los resultados del estudio, realizado con el objetivo de conocer el impacto que tienen los estilos de vida en los hábitos de compra y consumo, constatan que más del 85 % de las mujeres saben cocinar frente al 56,7 % de los hombres.

Pero esa es la media, porque en el grupo de los más jóvenes estas distancias entre mujeres y hombres se aprecian cada vez menos.

En la franja de 18 a 30 años, el 70,2 % de las mujeres dice que sabe cocinar (el 92,8 % de las de más de 75 años), un porcentaje que se aleja poco del el 62,9 % de los hombres (el 30 % de los de más de 75 años).

Hay una mayor equiparación en estas tareas y es debido a que los hombres jóvenes se implican más en ellas, pero también, según el investigador principal del estudio, el profesor Gregorio Varela, por el consumo de programas de televisión de cocina, que les anima a hacer sus "pinitos" con la comida.

Los jóvenes se alejan de los patrones tradicionales también a la hora de ir a la comprar, porque cada vez se encargan más de la cesta de la compra, en la que siete de cada diez españoles se gasta de media entre 150 y 450 euros.

Los datos presentan una sociedad con unos hábitos alimentarios estables, que realiza tres comidas principales y come mayoritariamente en compañía de la familia, pero preocupa la poca socialización de los jóvenes en este sentido.

La suya es "la alimentación en silencio", según el especialista, porque desayunan, comen y cenan viendo la televisión y el móvil, y esa forma de comportarse está asociada al sobrepeso porque les interesa más lo que hay en la pantalla que lo que está comiendo.

Es un modelo que se aleja del mediterráneo, reconocido como patrimonio cultural y material, y que conlleva una tendencia a ser "más sedentario", a un "exceso de peso corporal y a una menor variedad de los alimentos que se incluyen en el modelo alimenticio".

Pese a que se sigue controlando el gasto en alimentación, sobre todo a través de la compra de productos de distribución (marcas blancas) y establecimientos más baratos, parece haber una incipiente superación de la reciente situación de crisis, según el especialista.

Y eso se refleja a través de un "tímido" incremento en el gasto en alimentación, una mayor frecuencia de compra de productos frescos y más tiempo invertido en realizar la compra habitual.

La mayoría de los españoles elige los supermercados y el comercio de proximidad porque cada vez valora más los productos frescos que se compran con más frecuencia en la semana que los no perecederos. Un 38 % los compra tres o cuatro veces a la semana porque buscan alimentos más saludables.

Cerca de la mitad de los españoles estaría dispuesto a pagar más por alimentos producidos de forma sostenible porque la mayoría de la población considera que dieta saludable y dieta sostenible son conceptos similares.

Seleccionar marcas de distribución, las "blancas", (53,3 %) es la estrategia más elegida para reducir el gasto en alimentación, según el estudio, que revela también que la mayoría (66,9 %) reconoce que desperdicia menos del 10 % de los alimentos que compra.

Los autores del informe recomiendan realizar cinco comidas al día, dedicar suficiente tiempo a comer y en compañía, tener un mayor número de habilidades en el ámbito de la alimentación y la cocina, y llevar a cabo una alimentación sostenible.

Lo más visto