También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En Trece, 'El lado bueno de las cosas'

Juan, sobre su accidente que le dejó en silla de ruedas: "No hay que preguntarse el porqué sino el para qué"

Juan Martiarena es un joven de 28 años, con 24 sufrió un accidente del tráfico que le dejó parapléjico. Tras muchas vicisitudes, "ahora estoy fenomenal. Soy feliz, muy feliz"

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Tags

Juan ha sido uno de los protagonista del estreno de 'El lado bueno de las cosas' que dirige y presenta, Pedro del Castillo en Trece. Porque este joven de 28 años que vive ligado a una silla de ruedas, lo ve todo con positividad y tratando de ver siempre el lado bueno de las cosas. Ahora, "estoy fenomenal, porque la silla de ruedas es más visual que otra cosa. Yo trabajo, tengo mi coche, salgo a cenar con mis amigos. Soy feliz, muy feliz".

A lo largo del reportaje, Juan habla del día a día, del accidente cuando tenía tan solo 24 años. "Llevaba un año cogiendo la moto y no pensé que iba a tener un accidente. Llovía e iba con mucho cuidado porque me había resbalado al pasar por un paso de cebra, iba con calma, no tenía prisa". 

¿Te has arrepentido de haber cogido aquel día la moto? "Es que si no es la moto es que vas paseando y te atropellan, te cae una maceta... No le doy más vueltas, siempre me dicen no hay que preguntarse el porqué sino el para qué. ¿El porqué? Porque has tenido un accidente, no hay más tu tía y, ¿el para qué? pues para unir más a la familia y ha sucedido, al final descubres la gente que vale la pena".

El accidente, además, ocurrió poco tiempo después de otro episodio negativo en la vida de Juan, "seis meses antes tuve una depresión y llegó un momento en el que no me apetecía vivir, que es algo muy duro. Estuve ingresado durante 25 días. Cuando estás en el hoyo te echan una cuerda y si no la agarras pues te la atan al pie y te sacan. Después de haber salido de esa, me pongo en la piel de mis allegados, de mi familia, grandes amigos, imagina después que tienes el accidente y te quedas en silla de rueda. El miedo que tenían en el cuerpo".

Juan es 'feliz, muy feliz', pero tiene una cruz, como todos en la vida,  el dolor de las piernas, "no siento las piernas, pero sufro dolor fantasma", le dan espasmos y le arden cuando se producen esos episodios. "Tres años buscando solución y no existe nada es el pero de la silla de ruedas. Tengo dolor las 24 horas del día. Es lo único que no acepto de la silla de ruedas".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado