También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El ingeniero venezolano que toca el violín en el metro de Madrid

Pedro del Castillo entrevistó al venezolano Simón Rondón en el programa 'El lado bueno de las cosas' de TRECETV

 
  • Isarel Cañas

En un mundo donde tener algo que ofrecer al resto parece una tarea complicada, Simón Rondón ha conseguido hacer de un hobby, un regalo para las personas que quieran abrirlo y disfrutarlo.

Simón es un músico venezolano que toca en las calles y metro de Madrid, buscando como él mismo dice, crear una burbuja donde las personas que quieran detenerse y escuchar, puedan meterse dentro con él.

Pese a lo que pueda parecer en un primer momento, Simón no tiene una necesidad urgente de dinero, y es que como quiso resaltar en la entrevista, gran parte del premio que recibe por parte de la gente va destinado a su familia: “Mi familia en Venezuela solo puede comprar un cartón de huevos con lo que se gana en un mes”.

La situación que vive su país no es ni mucho menos buena, por ello, puso rumbo a España buscando un lugar donde poder hacer lo que más ama, y todo ello impulsado por un hecho que cambiaría su vida por completo.

En 2014, Simón fue diagnosticado de cáncer: “Cuando me lo detectaron, en Venezuela la medicación de alto coste era bastante escasa, y cuando me toca tomar los dos últimos ciclos de quimioterapia, su existencia era prácticamente nula”. Cabe resaltar que la seguridad de la sanidad en Venezuela no es ni el 10% de lo que podemos tener a día de hoy en España, no hay ni punto de comparación.

Por todo ello, la delicada situación que atravesaba no le dejó más remedio que verse obligado a pedir ayuda a la generosidad y voluntad de la gente: “Una ampolla eran 600 dólares y tenía que colocarme 4 por sesión, por ello pedí ayuda por redes sociales”. Pese a ser una solución a la desesperada donde se jugó todo a una carta, Simón consiguió los medicamentos necesarios, pero con un problema añadido; habían superado la fecha de caducidad. “Los doctores me dijeron que me los tomara pese a estar caducados, ya que los medicamentos tienen una vida útil posterior a la fecha de expiración, y milagrosamente salió todo perfecto”.

Sin embargo, esta fantástica noticia solo sería la primera parte del hecho que cambiaría su vida, ya que en esta lucha contra el cáncer no estuvo solo: “Lamentablemente me enteré de que dos de mis compañeros que hicieron la quimioterapia conmigo fallecieron a causa de la falta de medicamentos, y eso me hace dar un giro en mi vida”.

Tras ello, Simón se da cuenta del continuo error que estaba cometiendo en su vida, y que le llevó a hacerse la pregunta más importante de todas: “Cuando te das cuenta de que estás sano, de que puedes hacer lo que quieras con tu vida, ¿Por qué no estás haciendo nada?”.

Esta pregunta caló muy dentro de Simón, que, a partir de ese momento, quiso cambiar por completo su forma de comportarse ante el mundo que le rodea. Disfrutando de la música, de su trabajo y de sus estudios, agradeciendo y entregando su día a los demás. Y es que como él mismo se define, actualmente es un terapeuta para algunos transeúntes del metro de Madrid: “Si un viajero se para para darme las gracias o bailar conmigo, para mí el día ya valió la pena”. Por ello es que cruzó el atlántico y aterrizó en la capital española, buscando dar vida a las dos cosas que realmente ama; la música y la ingeniería.

Quién sabe cómo hubiera sido la vida de Simón sin las muchas circunstancias que le han llevado a ser lo que es ahora, pero lo que sí sabe con seguridad y nos ha transmitido a todos, es que no debemos desaprovechar ni un solo segundo de nuestra vida para hacer lo que amamos, ya que muchas personas en el mundo nunca tendrán la oportunidad de poder hacerlo. Por ellos, y por nosotros, debemos dar como hizo Simón, ese cambio en nuestra vida.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado