También en directo
Ahora en vídeo

Toros

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SEVILLA

El Fandi, sentido y profundo

Interesante corrida de Jandilla con la que Padilla y Fandi dieron la vuelta al ruedo. Escribano fue ovacionado.

El Fandi durante su actuación con el quinto toro este...
 El Fandi durante su actuación con el quinto toro este miércoles en Sevilla | EFE
  • Manuel Viera

Quizás más que nunca Padilla sigue siendo sinónimo de entrega. De actitud encomiable que muestra cada tarde. De dignidad con la que ejecuta su toreo. De valor. De desmedido esfuerzo con el que busca el triunfo. Pero se le atisba, quizá, un medido ejercicio de prudencia con el que parece situarse en retaguardia al mostrar un toreo tal vez algo distinto al que antes le definía. Un toreo con el que pretende inundar la plaza de alegría en esta tardes de “farolillos” con un público predispuesto al divertimento.

De todas formas, no cesó en su brutal entrega para realizar una lidia con la que mantuvo la cercanía con la gente. Y así lo hizo con sus dos toros. De contrastada clase en sus embestidas fue el cuarto, marcado con el hierro de Vegahermosa, un animal que acometió a las telas con codicia y buen tranco, y al que Padilla le exprimió su buena condición desde la limpia portagayola, seguida de cuatro largas de rodillas, pasando por un vistoso quite por faroles, hasta los últimos trazos al natural citando de frente. Una lidia que ejemplificó de manera contundente su actitud. Una faena vibrante, a veces, y de suaves trazos en ocasiones, mejor con la derecha que con la izquierda, con altibajos, pero convincente para el público que, tras la estocada desprendida, le quiso premiar con una oreja que, con criterio, el palco no concedió.

También el primero fue un buen toro. Noble, pronto en su embestida encastada, aunque huyó de la muleta al final de la lidia. El jerezano compartió banderillas con sólo Escribano, una decisión que no debió sentar bien a El Fandi, porque él si lo hizo después con sus dos compañeros de terna en el primero de sus toros, solucionando así el posible equívoco. Padilla dio muestra de su intención con un prometedor inicio de faena genuflexo que tuvo continuación con unos muletazos diestros levemente acelerados para mostrar de inmediato un toreo en redondo, con circulares invertidos, que permitieron al espectador disfrutar del tirón. Faltó reposo y, sobre todo, templar la noble embestida del buen toro de Jandilla. Descabelló tras la estocada y el público le aplaudió en la vuelta al ruedo que no dudó

El Fandi es un torero que ha dado prueba de solvencia en tardes muy dispares para hacer disfrutar, sin ínfulas, a un público gustoso de un toreo mordaz, aunque siempre revestido de una singular profesionalidad. Sin embargo, hoy, el granadino toreó de manera firme y ordenada, y especialmente despacio con la izquierda al bravo quinto. Un toreo que se hizo interesante según transcurría, ensamblando muletazos sentidos y profundos, en atinada declaración de intenciones, y que fue mostrando en una faena templada e hilvanada marcada por el natural, malograda después por una estocada recibiendo que cayó baja. Todo hecho con una cornada en el muslo derecho, que lesionó la musculatura del cuadriceps, producida en una colada del toro cuando prologaba faena de rodillas. Le pidieron el apéndice, pero la presidente no lo concedió.

Al segundo, al que le faltó entrega pese a su movilidad, clavó banderillas sin la espectacularidad con la que lo hizo en el quinto, para realizar una faena, sólo estimable, dentro de una concepción un poco anodina, quizá, por las circunstancias que la determinaron: las acometidas de un animal sin clase.

Manuel Escribano quiso darlo todo y obtuvo poco, casi nada. Supo que no había que esconderse cuando toca estar en esta plaza. Sobre todo cuando se hace necesario crear esa atmósfera de valor que flotó en el ambiente yéndose por dos veces a las cercanías de chiqueros para aguantar impávido la espera. Dos portagayolas, dos, y de nuevo el dramático par en las tablas por los adentros. Manuel banderilleó en un espectáculo de tres y exhibió su soltura para manejarse por ese laberinto de las complejas embestidas del tercero, un toro que, junto al sexto, bajó enteros en la interesante corrida de Jandilla. Una lidia sin emoción que acabó de certera estocada. El sexto le duró poco y el acople no llegó.


FICHA DEL FESTEJO 

Sevilla, miércoles 3 de mayo de 2017. 10ª de abono. Tres cuartos de plaza.

Cuatro toros de Jandilla y dos de Vegahermosa (2º y 4º), bien presentados, serios y encastados. Destacaron el noble y pronto primero; el cuarto por la calidad de sus embestidas y el bravo quinto..

Juan José Padilla, vuelta y vuelta.

El Fandi, silencio y vuelta.

Manuel Escribano, silencio y saludos.

Enfermería: El Fandi fue atendido en la enfermería de la plaza de una "herida por asta de toro en el tercio inferior, cara anterior del muslo derecho, que lesiona musculatura del cuadriceps en una extensión de seis centímetros. Se practica limpieza de herida, hemostasia y sutura de la misma. Pronostico: Menos grave. Le impide continuar la lidia".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado