También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

"Oye, todavía queda un corredor por llegar, mi marido"

El pasado mes de febrero un hombre trasplantado cruzó la línea de meta horas después de haber finalizado la prueba 

 

Tags

El pasado 25 de febrero se celebró en Mallorca una carrera popular de 8 kilómetros. Como en todas las carreras los participantes fueron llegando uno a uno, cada uno a su ritmo. Hasta aquí todo en orden. La verdadera historia llega cuando la organización se piensa que ya no quedan más corredores. Los voluntarios siguen la roden y comienzan a recoger todas las vallas. Hasta que una mujer paró a una voluntaria y la dijo: "Oye todavía falta un corredor por llegar, es mi marido, Miguel Ángel Ferriol. Es un hombre con un trasplante de hígado". Hace 9 años recibió un tranplante que le salvó la vida y se apuntó a la carrera para demostrarse que podía con todo y para homenajear a su donante. 

"Ahora esto muy bien, descansado. Me trasplantaron en el 2009 justo cuando me quedaba un mes de vida"

En 'La Tarde' hemos hablado con Miguel Ángel, sobre su heroico "triunfo": "Ahora esto muy bien, descansado. Me trasplantaron en el 2009 justo cuando me quedaba un mes de vida. Entré en lista de espera con el segundo turno y por suerte tardé poco. No hay peor momento que la angustia que tienes al esperar por un órgano". Por suerte a Miguel Ángel le llegó su momento y pudo comenzar una nueva vida: "Hace una año empecé a correr, nunca antes lo había hecho. La gente mientras yo corro me pasa andando". Cuando salió la oportunidad de correr 8 km no lo dudó en ningún momento. Se apuntó toda la familia. Miguel Ángel tardó dos horas en completar el circuito, algo que le extrañó un poco: "Mi récord personal era hacer 6 kilómetros en 1 hora". 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA | Miguel Ángel Ferriol y Mar Saus 

Cuando llegó a la meta le esperaba una multitud de gente para recibirle como se merecía un verdadero campeón: "Entré eufórico con todos los voluntarios corriendo, y de fondo empecé a escuchar mi nombre, incluso la Concellera estaba esperándome en la meta. todo fue espontáneo. Yo pensaba que solo estaría mi mujer esperándome para irnos a casa". 

La otra pieza de la historia es Mar Saus la voluntaria a la que se acercó la mujer de Miguel Ángel y que posterirormente avisó a la organización para que pararan de recoger. Horas más tarde compartió la historia en sus redes y corrió como la espuma: "Su mujer me dijo que si podía buscar una medalla para dársela cuando llegara que le haría mucha ilusión". Ahora Mar se ha convertido en una donante de órganos y anima a todo el mundo a hacerlo: "Yo ya se lo había dicho mis padres y ahora se lo he dicho a todos mis amigos". 

Miguel Ángel ha querido dejar un último mensaje: "Que donen órganos, a pesar de que España es puntera en la donación, siguen faltando órganos". 

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado