También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
DÍA MUJER CUIDADOS (Serie Previa)

Las mujeres, herederas universales de los cuidados

Ana Rodrigo

  • Agencia EFE

Ana Rodrigo

Las mujeres son herederas universales de los cuidados en el hogar de personas dependientes cuando las hay y de sus hijos, sin olvidar las tareas domésticas, que en la mayoría de los casos se LAS asignan de forma automática las propias mujeres o se las adjudican las circunstancias familiares.

Siete de cada diez cuidadores familiares de personas dependientes y enfermedades como el alzheimer son mujeres; también los profesionales sanitarios y de áreas de los cuidados son mayoritariamente mujeres.

"No podemos sacrificar a la mujer a hacer una tarea, que por cierto hace con agrado y no se queja en la mayoría de los casos, porque al final sufre un impacto enorme en su vida personal, social y económica; creo que iremos cambiando, porque necesariamente hay que hacerlo y es una tarea de todos", explica a Efe, la presidenta de CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas de Alzheimer), Cheles Cantabrana.

Poco a poco van aumentando "los hombres cuidadores de sus esposas, pero hay una mochila cultural que pesa mucho y descarga en la mujer la tarea de los cuidados".

"El perfil de la mujer cuidadora es de unos 50 años, hija de la persona que cuida, con estudios medios, que va estar seis o siete años ocupándose de su familiar y que va a tener que dejar su trabajo en el 11 por ciento de los casos, o hacer ajustes en su vida laboral, lo que le ocurre al 30 por ciento", detalla la responsable de CEAFA.

En 2017, más de dos millones de mujeres trabajaron a tiempo parcial, es decir, una de cada cuatro mujeres.

Cuando la pareja tiene hijos, las mujeres son el 92,63 por ciento de las personas que piden excedencias (37.531 mujeres por 2.986 hombres), según datos recogidos por el Instituto de la Mujer.

Y pasa algo parecido si en la casa hay una persona dependiente: el 84,04 por ciento de las excedencia por cuidados familiares fueron solicitadas por mujeres (8.421 mujeres por 1.599 hombres).

Los cuidados marcan el futuro de las mujeres y su trayectoria laboral, sentenciándolas con pensiones más bajas, denuncian los sindicatos.

Para compensar esa situación, UGT ha reclamado al Gobierno que computen como si estuvieran trabajando fuera de casa los tiempos de cotización en las mujeres que han dedicado periodos de excedencia para la atención al cuidado de hijos o dependientes.

El sindicato también reclama políticas para promover la corresponsabilidad que permitiría proteger la permanencia de la mujer en el mercado laboral.

"No se está cumpliendo la Constitución Española; la conciliación es un derecho fundamental y debe garantizarse por ley", destaca la vicesecretaria de UGT, Cristina Antoñanzas.

Para la líder sindical, "los permisos parentales no retribuidos y sin cobertura de protección social desincentivan la corresponsabilidad, ya que en las unidades familiares en las que se cuenta con dos ingresos salariales, se renunciará siempre al de inferior nivel, que suele coincidir con el de las mujeres".

Entre las propuestas para avanzar en corresponsabilidad, plantean una red de infraestructuras públicas de calidad y asequibles para el cuidado tanto de menores, especialmente de 0 a 3 años, como para el de personas dependientes.

A las mujeres les resulta muy difícil quitarse la losa de esa herencia de los cuidados. ¿Por qué las mujeres se concentran en aquellas profesiones que más relación tienen con el papel que les ha asignado tradicionalmente la sociedad?

"El proceso educativo y de socialización está estereotipado y por tanto incide en la construcción de espectativas de vida de los jóvenes", explica a Efe la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto.

"Sabemos que la sociedad alienta que las mujeres nos dediquemos, por las creencias y los valores, a profesiones que coinciden más con la idea que se tiene de la competencia de las mujeres, en el cuidado de personas, la educación, la sanidad o los servicios sociales", explica Soleto, quien plantea la necesidad de intervenir en el ámbito educativo para avanzar en igualdad.

Acabar con el monopolio que tienen las mujeres del cuidado es complicado, admite, y solo se hará cuando se consiga compartir y "hacer una distribución de esas tareas más democrática, enfrentándonos a siglos de tradición", añade la feminista. "Ahí está el reto de toda la sociedad".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado